Moscú

Que Rusia es el país más extenso del mundo, con la novena parte del suelo firme del planeta, es algo que casi todos conocen de sobra. Sus temperaturas bajo cero también son un rasgo característico, así que esta información tampoco llega a resultar sorprendente para muchos.

Sin embargo, aparte de sus 17 millones de kilómetros cuadrados, diversidad y riqueza cultural, histórica y geográfica, Rusia esconde varios secretos como leyendas, récords y curiosidades que, probablemente, no conocías. A continuación, te contamos diez datos sorprendentes sobre esta nación.

1. La hermosa Plaza Roja

Este es uno de los sitios más emblemáticos de Rusia. Su nombre, contrario a lo que muchos piensan, no tiene nada que ver con el comunismo, a pesar de que esa ideología política suele ser representada por el color rojo. Y no, para nada está vinculado al tono de los edificios que se encuentran a su alrededor.

La plaza obtuvo el nombre Красная площадь (“Krásnaya plóshchad”) desde mucho antes que naciera el comunismo, en el siglo XVII para ser exactos. La traducción de la palabra “Krásnaya” es “rojo”. Sin embargo, en el caso específico de la Plaza Roja, “Krásnaya” se deriva del vocablo “krasnyi”, que, si se traduce en ruso antiguo, significa hermosa.

2. Los gatos del Hermitage

El Museo Hermitage, ubicado en San Petersburgo, posee varias de las obras de arte más importantes del mundo, algunas de Leonardo Da Vinci, así como estatuas griegas y genuinos pergaminos egipcios, así que por ende debe tener estrictas medidas de seguridad.

El Palacio de Invierno, como también se conoce a este museo, es vigilado estrictamente por unos 70 gatos. Estos mininos son muy importantes, tanto que existe un cargo de “director del programa de gatos”, cuya labor es cuidar de los felinos. ¿Cómo llegaron los gatos allí? Hay varias teorías al respecto.

Una de las versiones asegura que fue Isabel I, hija del emperador Pedro El Grande, quien ordenó llenar el Palacio con los más grandes y hermosos gatos traídos de la ciudad de Kazán. Su presencia tiene un solo objetivo: estos guardianes felinos alejan los ratones de las obras de arte.

3. Vodka como agua

Cuando hablamos del vodka, inmediatamente lo relacionamos a los rusos. Sin embargo, esta no es la bebida que más se ingiere a nivel nacional. El servicio ruso de la BBC aseguró que, en términos de consumo, es la cerveza la que se lleva el primer premio.

Pero el vodka sí es considerado por los rusos como un “líquido vital”, y así lo sugiere su propio nombre. El nombre del vodka se conforma agregando un sufijo diminutivo a “voda”, cuyo significado es agua. En pocas palabras vodka puede traducirse como “agüita”.

4. Mujeres de récord

En todo el mundo es común la tendencia que las mujeres viven más que los hombres. Pero esta afirmación adquiere un nuevo sentido en el caso ruso. Estadísticas oficiales del año 2017 revelan que las mujeres en Rusia viven alrededor de 77.06 años, mientras que los hombres viven 66.5.

La diferencia de vida entre hombres y mujeres es de al menos una década. En el resto del mundo la diferencia es alrededor de siete años. Siempre las mujeres llevan la ventaja.

5. ¿Orejeras arriba o abajo?

En Rusia hay temas de discusión que, aunque pueden parecer nimiedades en el resto del mundo, para ellos son importantes. Tal es el caso de los sombreros de piel, conocidos comúnmente como Ushanka, y cuándo es “apropiado” que se bajen sus orejeras.

Para algunos es necesario que la temperatura caiga por debajo de los -20°C para poder desplegarlas. Sin embargo, otros no consideran esto adecuado. Algunos en Rusia califican como absurdo y sin sentido que no se puedan bajar las orejeras de los Ushanka en climas fríos para que cumplan su función: calentar las orejas.

6. ¿Un arquitecto ciego?

La famosa catedral de San Basilio, una obra arquitectónica de gran envergadura ubicada en pleno centro de Moscú, fue erigida por el arquitecto Postnik Yakovlev. Aunque hay documentos oficiales que sugieren que el trabajo lo realizó en conjunto con Barma, su colega. Pero una turbia leyenda empaña a este icónico edificio ruso.

La misma cuenta que Iván El Terrible ordenó que cegaran de por vida a Postnik para que nunca más pudiera construir algo tan hermoso como la catedral de San Basilio. Pero todavía no se ha encontrado ningún documento oficial que verifique esta leyenda.

Catedral de San Basilio

7. El país donde coinciden el día y la noche

Preguntar la hora en Rusia podría resultar complicado y muy confuso. ¿Por qué? Al ser un país tan extenso cuenta con muchos husos horario, 11 para ser específicos. Mientras en Moscú, su capital, es mediodía, en la ciudad de Petropávlovsk-Kamchatski, que se ubica en el extremo sur del país, son las 9:00 p.m.

En Kaliningrado, la ciudad enclave portuaria, que queda en el lado más occidental de la nación, la diferencia se hace aún más notable.

8. ¡Qué frío!

En Rusia se encuentra el lugar habitable más gélido de todo el planeta. En la ciudad de Oymyakon, situada al noroeste del país, se registran  temperaturas de hasta -45°C. Aun así los niños asisten a la escuela y los ciudadanos realizan sus tareas cotidianas.

Pero en 2013 hubo una baja histórica, en la que se registró una temperatura record de -73°C.

9. Más contaminado que Chernobyl

Si hablamos de radiactividad seguramente pensamos en Chernobyl. Pero el noreste de Rusia cuenta con uno de los lagos más radiactivos del mundo: el Karachay. En 2015 la agencia nuclear rusa Rosatom lo selló y, desde ese entonces, realiza un constante monitoreo a sus aguas y alrededores.

Para Greenpeace, la ONG ambientalista, el incidente en la planta química de Mayak en 1957, que contaminó el lago, es “peor que Chernobyl”.

10. ¿Un metro secreto?

Por último, hay que acotar que Rusia tiene secretos bastante interesantes. Hay rumores que sostienen que debajo de Moscú pasa una línea secreta de trenes. Según se dice, la misma habría sido construida durante el Gobierno de Stalin para utilizarla con fines militares.

Aunque no se sabe si su existencia es real, incluso tiene un nombre: Metro-2. En la web se pueden encontrar incluso mapas secretos e información sobre este sitio. Por supuesto que el Gobierno Ruso ha negado la existencia del Metro-2.

Desde el servicio secreto se asegura que se trata de “una leyenda urbana muy grande”.

¡Compártelo en tus Redes!