El narcotraficante Pablo Escobar junto a su hijo frente a La Casa Blanca

El hijo del abatido narcotraficante colombiano, Sebastian Marroquín (llamado antes Juan Pablo Escobar), reveló durante una entrevista preparada por la revista ‘SoHo‘ algunos de las particularidades más íntimas y curiosas de su padre.

El momento inolvidable

“El momento en que nos despedimos, la última vez que lo vimos. Él lloró, nunca lo había hecho. No había mucho optimismo en la familia. Es algo que no voy a olvidar”.

La foto favorita

“Mi favorita terminó convirtiéndose en la favorita de él. La foto de la Casa Blanca. Él la tenía siempre colgada donde podía, la tenía enmarcada en la cárcel La Catedral (en el departamento de Antioquia donde el ‘Patrón’ permaneció recluido entre 1991 y 1992). No solo refleja el amor de la familia, sino quizá algo más difícil de entender; la permisividad con la que recibían a mi padre en EE.UU., en sus épocas más prósperas como narcotraficante”.

Las drogas

“‘Valiente es aquel que no la prueba’, cuando me hablaba de las drogas. Siempre me educó y me dijo que no consumiera. Una paradoja tratándose de uno de los narcos más importantes del siglo pasado. Yo consumí marihuana a los 28 años, 12 años después de que él murió”.

Topo Gigio

“Imagínate a Pablo Escobar cantando las canciones (del personaje de la televisión infantil) Topo Gigio, con la voz de Topo Gigio. A mí me cantaba y a mi hermana siempre le contó cuentos”.

El viaje a Estados Unidos

“Fue un viaje largo, como de 20 días, con toda la familia por todo Estados Unidos. Todo el tiempo recorriendo y gastando. Recuerdo muchos excesos y excentricidades. Un día llegamos a un aeropuerto y había más limosinas que personas. No había un límite para el dinero”.

El mejor recuerdo

“Sin duda sus consejos como papá. Su amistad. La manera de hablarme sin tapujos. Los buenos consejos que me dio. Por ejemplo, nunca me aconsejó seguirle los pasos”.

Lo que le sacaba de casillas

“Que yo fuera una persona maleducada. Que no pidiera ‘por favor’, que no diera las gracias. Debía tratar de igual a igual a las personas”.

Las remolachas

“Recuerdo también su olor. Olor a remolacha, porque era de lo que más comía. Le gustaba mucho”.

Las excentricidades

“Solo puedes montarte a una moto, entonces para qué 50. Mi papá compraba por docenas. Yo tuve un apartamento de soltero a los 11 años”.

Sebastian Marroquín (llamado antes Juan Pablo Escobar)

Su canción favorita

“Las ‘Marionetas de cartón'”, de la popular banda uruguaya de balada romántica Los Iracundos.

Los mitos de su riqueza

“Si mi papá hubiera tenido 25.000 millones de dólares no habría rastro de Colombia. Yo investigué pero no es como lo pintan. En los momentos cúspide como narcotraficante, en un fin de semana, se pudo meter al bolsillo 50, 60, 70 millones de dólares. Pero también a ese mismo nivel gastaba”.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEACTUALIDAD RT
COMPARTIR