¿Por qué están desapareciendo los grandes lagos del planeta?

Según un escritor estadounidense, una gran crisis humanitaria sería el resultado del cambio climático y el mal manejo de las reservas de agua dulce en el mundo.

Por qué están desapareciendo los grandes lagos del planeta
LAGO POOPÓ. El lecho del lago boliviano, seco y con costra de sal se despliega en la distancia.
FOTOGRAFÍA DE MAURICIO LIMA - National Geographic

El cambio climático sumado a un mal manejo del agua son las principales causas que dan razón de la desaparición de los lagos en el planeta, un fenómeno que podría ocasionar una crisis humanitaria, señala el periodista y escritor estadounidense Kenneth R. Weiss en una publicación de National Geographic.

De acuerdo a lo explicado por Weiss, el cambio climático provoca que los lagos se calienten “más rápido que los océanos o el aire”. La temperatura de los depósitos lacustres genera evaporaciones, lo cual resulta en sequías. Por otra parte, el calentamiento de los lagos activa el desarrollo de cianobacterias que afectan de forma negativa el suministro de agua potable a los habitantes.

Las cuencas endorreicas

El autor afirma que una de las grandes amenazas para los lagos son las cuencas de drenaje cerrado o cuencas endorreicas, que son áreas en las que el agua no tiene salida fluvial hacia el océano. Ese tipo de formaciones tienen poca profundidad y son salados, así como “hipersensibles a la perturbación”. Una desastrosa muestra de ello es el mar de Aral ubicado en Asia Central. Los planes errados de irrigación han provocado prácticamente su desaparición total.

De igual manera sucede con el lago Urmia, en Irán, que se está viendo afectado por la sobreexplotación, advierte el experto. La cuenca del Urmia posee gran cantidad de pozos ilícitos y proyectos de irrigación que, por intereses agrícolas, desvían las aguas de los afluentes causando daños significativos. El periodista alerta del riesgo que para los lagos implica los desvíos de los cursos de agua.

LAGO URMIA Edificios vacíos y barcos abandonados son los únicos que quedan en el puerto de Rahmanlu.
FOTOGRAFÍA DE NEWSHA TAVAKOLIAN – National Geographic

La mezcla de dichos factores así como los efectos negativos de la minería han ocasionado la casi total desaparición del segundo mayor lago de Bolivia, el Poopó, declarado como “zona de desastre” por el Gobierno de ese país.

La inminente crisis humanitaria

Por último, Weiss pronostica que la escabrosa desaparición de los lagos puede provocar una gran crisis humanitaria, ya que ello conduce forzosamente a las comunidades hacia la migración.

En 2016, más de 23 millones de personas tuvieron que abandonar sus viviendas por motivos medioambientales como tormentas o inundaciones provocados por el cambio climático, cifra que supera a la de las 6,9 millones de personas desplazadas por conflictos armados.

No obstante, estima el autor, estas cifras no incluyen a quienes son obligados a abandonar sus hogares “a causa de sequías o degradación del medio ambiente”, teniendo en cuenta que son cerca de 2.500 millones de personas las que residen en zonas en donde la demanda de agua supera el suministro de la misma.

¡Compártelo con tus amigos!