5 consejos para descansar tranquilamente durante las noches calurosas

5 consejos para descansar tranquilamente durante las noches calurosas

El insomnio afecta a un gran porcentaje de la población mundial; entre 20% y 48% de los adultos, para ser más precisos. Muchas de sus causas son fácilmente solucionables, incluyendo las molestias ocasionadas por las altas temperaturas.

Una noche calurosa significa un insomnio seguro. Entonces el verano se convierte en una suerte de  pesadilla para el descanso de algunos, que no soportan el sudor y sensación de picor en el cuerpo que se genera cuando se está sometido a temperaturas de más de 30 grados.

El calor mantiene al cerebro alerta durante toda la noche, impidiendo el descanso. Y ya se conocen muy bien los efectos que produce en el organismo la falta de sueño, que van desde irritabilidad a incluso afectación de la memoria.

El neurólogo chileno Pablo Guzmán explicó que la temperatura ideal para tener un sueño plácidamente reparador se ubica entre los 18 y 20 °C. Pero hay noches en las que las temperaturas ascienden hasta 38 °C, o más, dependiendo de la parte del mundo en que una persona se ubique.

Una noche calurosa significa un insomnio seguroVenciendo el calor en 5 pasos

No obstante hay unas cuantas soluciones que, según los expertos, pueden aplicarse para lograr conciliar el sueño en medio del calor abrasante. Algunas son:

Refrescar la habitación

La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos recomienda mantener fresca la habitación durante el día, para ello se pueden utilizar cortinas o persianas que eviten que entre la luz del sol. Durante la noche se pueden abrir puertas y ventanas para que pasen corrientes de aire fresco y saquen todo el vapor acumulado.

Otra idea es retirar todos los aparatos electrónicos (ordenadores, móviles, tabletas, televisores y altavoces…) que producen calor, más aún cuando se mantienen cargando. Si no se pueden sacar del todo, entonces bastará con apagarlos.

Hidratarse

Lo ideal es tomar bastante líquido antes de ir a la cama (hasta dos o tres horas previas al momento de dormir, porque de lo contrario las ganas de orinar interrumpirían el sueño). Hay que evitar el café, productos azucarados y el alcohol, ya que producen un efecto de deshidratación en el organismo.

mantener fresca la habitación durante el díaPor otro lado una ducha de agua fría también es recomendable para provocar una vasoconstricción (contracción de las fibras musculares) que ayudará a que las piernas se sientan menos pesadas y, por consiguiente, más relajadas. Las duchas con agua caliente, por el contrario, solo hacen que aumente la humedad.

Elegir un buen colchón y ropa de cama

Hay diferentes tipos de colchones, pero no todos son recomendables para épocas de calor. Los viscoelásticos, de gel, de goma espuma y de muelles son ideales para el verano, ya que sus materiales ligeros y transpirables facilitan el sueño.

Y como elegir un colchón no siempre es tarea fácil se pueden consultar tiendas online como Dormia.es, donde es posible comparar las características de cada modelo y escoger el que mejor se adapte a cada necesidad o, en este caso, a cada clima.

El material de las sábanas y pijamas también es importante. El algodón y la fibra natural son, por excelencia, uno de los tejidos más frescos y transpirables. 

Por otro lado también es aconsejable mojar pañitos con agua templada y colocarlos en la zona del cuello, codos y tobillos, así como colocar las sábanas por unos minutos en el congelador para refrescarlas.

Elegir un buen colchón y ropa de camaEvitar la actividad física

La actividad física hace que se eleve la temperatura. Existe la creencia de que realizar ejercicios nocturnos ayuda a conciliar el sueño, pero la verdad es que lo único que hacen es activar el organismo.

Cenar ligero

Lo que se ingiere en la cena también es importante. Hay que evitar a toda costa las grasas, comidas con muchas especias y productos lácteos y, en su lugar, comer ensaladas, fruta, sopas frías, yogurt o cualquier plato ligero.

Hay quienes recomiendan comer una cena picante para estimular la sudoración y el cuerpo pierda calor, aunque este tipo de cena no es buena para todo el mundo. El arroz, por otro lado, contiene melatonina (la hormona del sueño) en pequeñas cantidades, que puede ayudar a pasar una noche tranquila.

¡Compártelo con tus amigos!