Científicos descubren la zona del cerebro que nos provoca el pesimismo

Este hallazgo podría contribuir a combatir trastornos mentales tales como la ansiedad o la depresión que afectan a millones de personas en todo el mundo.

Pesimismo

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) realizó experimentos con macacos estimulando de forma artificial una parte su cerebro para ver cómo reaccionaban ante un conflicto.

Ellos creen haber descubierto la parte del cerebro que predispone a que las personas sean pesimistas, según se concluye en un artículo publicado recientemente en la revista científica Neuron.

Para los investigadores, la parte del cerebro conocida como núcleo caudado conseguiría intervenir en las acciones pesimistas de las personas tal como se descubrió en los experimentos con los animales.

En anteriores investigaciones ya se había relacionado el núcleo caudado con la toma de decisiones emocionales, el cual fue estimulado en el experimento con una pequeña descarga eléctrica a la vez que se le ofrecía al macaco una recompensa (beber zumo) y con la experiencia desagradable de recibir una ráfaga de aire en el rostro. El equipo de investigación del MIT evidenció que al someterlos a la áspera actividad, aumentaba la probabilidad de que los primates optaran por esta alternativa aún previendo que les privaba de recibir la recompensa.

Ahora se trata de comprobar si el experimento obtiene los mismos resultados y efectos cuando se hace con seres humanos, aún admitiendo de antemano los inconvenientes que se presentarán debido a la complejidad de nuestro cerebro. “Debe haber muchos circuitos involucrados”, dijo Ann Graybiel, una de las investigadoras adjuntas al proyecto. “Pero estamos tan delicadamente equilibrados que solo con ‘desconectar’ un poco el sistema puede cambiar rápidamente el comportamiento”, añadió la investigadora del MIT.

¡Compártelo con tus amigos!