Esta es la fórmula para detectar noticias falsas

Es muy frecuente que veamos en la red informaciones falsas como la muerte de algún artista o la aparición de curas para algunas enfermedades, que luego resultan desmentidas por el mismo personaje supuestamente fallecido, o por el peso de la evidencia. Internet está llena de ese tipo de cosas, que se viralizan con una facilidad pasmosa.

Sería maravilloso tener una “vacuna” que acabase con esa nociva propagación, algo así como la fórmula para detectar noticias falsas. Pero es prácticamente imposible porque alguna gente y medios de comunicación acuden al método del sensacionalismo para ganar visitas en sus páginas o simplemente por hacerse notar. No se puede evitar que se propaguen, pero sí podemos estar preparados para detectarlas y desecharlas.

El conocimiento es el padre de la verdad

Los psicólogos sociales de la Universidad de Cambridge han realizado un estudio en el que más de 2.000 personas fueron sometidas consecutivamente a un par de declaraciones en torno al cambio climático. Una de ellas contenía información falsa y la otra estaba respaldada por informaciones científicamente comprobadas, informa ‘International Business Times’.

Los resultados fueron sorprendentes: la mayor parte de la gente olvidaba la información científica, exacta, y recordaba mejor las informaciones más sencillas aunque fuesen falsas.

No obstante, luego repitieron la experiencia, pero esta vez añadieron una pequeña dosis de información falsa e hicieron una advertencia acerca de que algunos grupos usan tácticas de distorsión, sin revelar cuáles eran las tácticas empleadas.

Esta vez la gente mantuvo opiniones más cercanas a la verdad. La estrategia de colocar informaciones confusas que dan la impresión de ser reales se llama inoculación psicológica y se ha usado desde hace años para generar incertidumbre en el público.

La industria del tabaco y de las gaseosas han acudido a ella para contrarrestar los estudios que demuestran sus efectos perniciosos.

“La información errónea puede ser contagiosa, al propagarse y reproducirse como un virus”, plantea Sander van der Linden, líder del equipo que hizo el estudio, quien afirma que basta con añadir un punto de referencia para que la gente pueda desarrollar resistencia a la falsa información.

¡Compártelo en tus Redes!