El tarot y la videncia: cuáles son las diferencias

El tarot y la videncia

El tarot y la videncia suelen ir de la mano, aunque no siempre. Otras veces emprenden caminos separados. Hay videntes que, en lugar de utilizar las cartas del tarot, emplean otros métodos diferentes como vehículo para percibir información sobre una persona, sobre su pasado y su futuro. Incluso existen videntes que no necesitan ningún elemento conductor y lo perciben todo de forma espontánea.

Sin embargo, cuando ocurre, la combinación del tarot y la videncia es ideal. Se trata de personas que canalizan el don innato de la videncia a través de las cartas del tarot, tanto de forma presencial, como a través del tarot telefónico, cada vez más popular.

Los videntes y tarotistas son mucho más certeros en cuanto a situaciones concretas y fechas. No solo tienen en cuenta la posición de las cartas, ya que también recurren a su don innato y la experiencia es más completa.

Diferencias entre tarotista y vidente

La principal diferencia es que el tarotista es un profesional que ha realizado unos estudios y se ha formado adecuadamente para conocer a la perfección la simbología y el significado de las cartas del tarot.

Diferencias entre tarotista y videnteDurante una consulta, un tarotista puede explicar con todo lujo de detalles el significado de cada carta. Por lo tanto, estas personas no realizan predicciones, sino que se limitan a interpretar las señales que muestran las cartas.

Aprender a descifrar los significados del tarot es una ciencia, por eso se puede estudiar, como ocurre con todas las profesiones. Una manera de reconocer a un tarotista profesional es preguntándole por el sistema de lectura que emplea y por el significado de las cartas.

Cualquier persona que tenga interés en esta ciencia puede llegar a ser un buen tarotista si realiza los estudios adecuados. Sin embargo, la videncia es innata, se trata de un don que no es posible adquirir estudiando.

El don de la videncia

Los videntes nacen con cierta sensibilidad espiritual, con la que consiguen canalizar determinadas energías que se transforman en información. Sus percepciones llegan en forma de imágenes que interpretan como mensajes, como si se trataran de fotogramas de una película. Por lo general, los videntes utilizan algún elemento conductor para canalizar estas percepciones: runas, una bola de cristal, té o las cartas del tarot.

Cuando un vidente emplea la cartas como elemento canalizador, no tiene que conocer necesariamente la simbología de cada carta. Por ejemplo, si ve la carta de la sacerdotisa, para él puede representar que se trata de una mujer.

El don de la videnciaAl tratarse de un don innato, la videncia no se puede estudiar. No obstante, el vidente sí que debe aprender a canalizar correctamente sus energías. Por otra parte, hay videntes que perciben con más facilidad imágenes del pasado, y otros identifican con más claridad el futuro.

Tarotista y vidente: la experiencia más completa

La visión de los tarotistas profesionales se basa más en el conocimiento, mientras que la de los videntes se centra más en la energía y las sensaciones.

Cuando las cualidades de un tarotista y de un vidente confluyen en una misma persona, la cual es un vidente que ha estudiado en profundidad las cartas del tarot, el resultado es una experiencia muy certera y fiable, la más completa.

¡Compártelo con tus amigos!