Te aguantas las ganas de orinar

Le sucede a millones de personas en todo el mundo: existe la necesidad de ir al baño a orinar y se pospone para enviar un correo electrónico, continuar durmiendo o simplemente ver el final de una película. La mayoría piensa que esta práctica no conlleva ningún riesgo, no obstante, no siempre es así. Al aguantar las ganas esto es lo que le ocurre al cuerpo.

Detrás de un acto que aparenta ser normal hay cosas que todos deben estar al tanto para revertir esta mala costumbre. De eso se trata la pieza del personal de SciShow quienes explican qué ocurre en el organismo durante esos momentos.

Probablemente muchos ya han escuchado que aguantarse las ganas de orinar es malo para la salud y en realidad es así. La situación se agrava cuando el hábito se hace con frecuencia y por periodos de tiempo muy largos. La vida no se pone en riesgo a pesar de todo. Incluso entre los adultos la vejiga puede retener hasta medio litro de líquido antes de sentir la necesidad de ir al baño.

Señal al cerebro

Las paredes de la vejiga tienen la capacidad de medir qué tan llena está. Al llegar a su máxima capacidad los receptores ubicados en su interior envían una señal al cerebro que le indica que es momento de ir a sentarse en el trono. Un gran porcentaje de los adultos tiene el control sobre esta necesidad, es decir, las personas eligen ir al baño inmediatamente luego del llamado o contenerlo por un tiempo en caso de no tener un baño cerca o se están realizando otras actividades.

contener las ganas de orinarEntre quienes prefieren contener las ganas, los esfínteres cilíndricos de la vejiga se cierran con firmeza con el propósito de que la orina se filtre hacia la uretra. En el caso que se contenga por largo tiempo, como ocurre con los camioneros durante sus viajes, se incrementa la posibilidad de sufrir consecuencias a largo plazo como la retención urinaria y el riesgo de sufrir una infección.

En cuanto a la primera puede decirse que se trata de la inhabilidad de vaciar la orina completamente. Al retener constantemente la orina se debilitan los músculos de la vejiga que pueden resultar la causa de la retención  a medida que la persona envejece.

En este escenario hay que recordar que la vejiga puede convertirse en un espacio para la reproducción de las bacterias cuando se retienen grandes cantidades de orina, lo que se traduce en la probabilidad de sufrir una infección en el tracto urinario.

Hacerse encima

La situación puede ser peor cuando se contiene por más tiempo. Así ocurrió con Tycho Brahe, un astrónomo del siglo XVI que presuntamente falleció por una explosión de su vejiga luego de contener la orina por muchas horas. No obstante, antes de que la vejiga colapse lo más probable que ocurra es que la persona se haga encima.

En Scishow explican que son casos extremos en los que la vejiga puede explotar. Este tipo de situaciones se presenta cuando la persona ya ha tenido la vejiga deteriorada o debido una fractura pélvica. Los antecedentes de vejigas que explotan son muy raros.

la vejiga puede explotarLo cierto es que una posibilidad de que eso ocurra, y aún así es muy raro, es el de alguien que esté bebiendo mucho alcohol. Esto podría generar una disminución en la señal al cerebro para que la persona vaya al baño.

Si un individuo aguanta un par de horas más las ganas de ir al baño, lo más probable es no ocurra nada terrible.

¡Compártelo en tus Redes!