Científicos descubren efectos inesperados de la actividad física

La composición microbiana del intestino puede ser mejorada gracias a la actividad física.

Salud intestinal

Las pruebas realizadas por un equipo de científicos estadounidenses –una en humanos y otra en animales– han conseguido comprobar que la actividad física modifica la composición de la flora intestinal, lo cual resulta beneficioso para la salud, según informa el sitio web de la Universidad de Illinois (EE.UU.).

Salud intestinal

En la experimentación con humanos los expertos examinaron la flora de los participantes adultos que efectuaban tres rutinas de ejercicios cardiovasculares entre 30 y 60 minutos tres veces a la semana, durante un período de seis semanas.

Producto de esas rutinas, en el intestino de los participantes se observó un aumento en la cantidad de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), especialmente del butirato. Luego de retornar al estilo de vida sedentario, disminuyeron nuevamente las cantidades de AGCC en el intestino.

El butirato es un ácido graso capaz de estimular el desarrollo de células sanas en el intestino, además de reducir su inflamación y producir energía para el organismo. Posee también la capacidad de fortalecer el sistema inmunológico humano, así lo indica una investigación del Centro RIKEN para las Ciencias Médicas Integrativas, en Japón.

Por otra parte, el experimento en animales, comprobó también que la actividad física tiene efectos positivos en la salud intestinal. Los especialistas trasplantaron a un grupo de ratones con intestinos estériles muestras de microbiota fecal de otros roedores con altos y bajos niveles de ejercicio físico. En aquellos animales que recibieron microorganismos de ratones con altos niveles de actividad física se pudo observar una mejor salud del intestino.

¡Compártelo con tus amigos!