El aborto no siempre ha sido una práctica prohibida por la Iglesia Católica

El aborto no siempre ha sido una práctica prohibida por la Iglesia Católica

Pese a que durante los últimos años la Iglesia Católica Apostólica Romana es una de los organismos que más han levantado su voz en contra de la legalización del aborto, la verdad es que sus principios no siempre han sido contrarios a esta práctica.

Reprochable, pero no homicida

Varios teólogos católicos consideraban que la existencia del alma iniciaba solo al momento de que el feto tomaba la forma humana. La Biblia, por su parte, se manifiesta de forma ambigua y poco clara acerca de la interrupción voluntaria de los embarazos.

El máximo pensador del cristianismo, Agustín de Hipona (354-430 d.C), conocido también como san Agustín, expresó en sus escritos que el embrión originaba su alma a partir de los 45 días de ser concebido. Por otra parte, el gran teólogo medieval Santo Tomás de Aquino (1225-1274), consideraba que el aborto durante las semanas iniciales del embrión era equivalente al uso de otros métodos anticonceptivos, algo que podía reprocharse, pero que no significaba un homicidio.

No fue hace mucho tiempo, en el año 1869, cuando Pío IX ejerció su papado, que la Iglesia empezó a considerar el aborto como un acto homicida, al decretar que los embriones adquirían un alma humana desde el mismo momento que se llevaba a cabo la concepción.

¡Compártelo en tus Redes!