el azúcar

La pregunta ha resultado bastante alarmante entre la comunidad de especialistas, según el periódico británico ‘The Guardian’, considerando las reacciones por la publicación de un estudio científico sobre el tema en la revista British Journal of Sports Medicine.

El texto de los científicos estadounidenses señala que “el consumo de azúcar produce efectos similares a los de la cocaína y altera el humor, posiblemente por su habilidad de inducir a la recompensa y el placer”. Según el informe, esto conlleva a una búsqueda insaciable de azúcar.

Los pros

En su artículo, los investigadores mencionaron diversos experimentos llevados a cabo con ratones, los cuales probarían que los animales se deciden por el dulce frente a la cocaína. Por otro lado, los roedores podrían sufrir el denominado síndrome de abstinencia al azúcar.

El estudioso cardiovascular del Instituto del Corazón Saint Luke’s Mid America (Kansas, EE.UU.) y uno de los autores, James DiNicolantonio, ha dicho a esta publicación que el azúcar es “mucho más adictivo para los animales que la cocaína”. E incluso “es muy probable que el azúcar sea la sustancia adictiva más consumida en el mundo, y está causando estragos en nuestra salud”.

Señala Robert Lustig, profesor de Pediatría de la Universidad de California (San Francisco), que este componente dulce es el “alcohol para los niños”. Según Lustig, resulta comparable a la nicotina, en lugar de otras sustancias más fuertes.

Los contras

Mientras tanto, el psiquiatra de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y uno de los autores de un experimento con ratones, Hisham Ziauddeen, ha asegurado que los estudiosos estadounidenses han malentendido las pruebas previas.

Dice Ziauddeen que los análisis revelan que los ratones alcanzan esta adicción al azúcar únicamente cuando su ingestión se permite solo dos horas al día. “Pero si se les permite a los ratones comerlo cuando quieren, como realmente lo consumimos los humanos, no muestran este tipo de comportamiento adictivo”. Así mismo, igual consecuencia se detecta con la sacarina, por lo que “se trataría más del sabor dulce que del propio azúcar”.

En cuanto al “síndrome de abstinencia” entre los roedores, Maggie Westwater, de la Universidad de Cambridge, indica que esta conducta puede responder al hambre que los animales tienen que sentir durante las pruebas. Agrega que, a diferencia de la cocaína, los roedores no buscarían azúcar si este alimento se relacionara con algún episodio negativo como, por ejemplo, una descarga eléctrica.

Mayores daños del azúcar

Por otro lado, el profesor emérito de Nutrición y Dietética de la Universidad británica King’s College de Londres, Tom Sanders, ha tildado de “absurda” la reciente conclusión. “Es verdad que una preferencia para los dulces puede generar costumbre, pero no es tan adictivo como el opiáceo o la cocaína“, ha afirmado, añadiendo también que el daño más grave causado por el azúcar en un estado saludable es el deterioro dental.

Ziauddeen hizo notar que el azúcar “no es un demonio descomunal en sí mismo”, debido a que solo genera problemas al ser componente “en cantidades enormes en varios alimentos, lo que aumenta de forma substancial su contenido calórico”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR