el caso Andre Ingham
Foto: Zach Beeker/Getty Images

Una década viajando en autobús por Estados Unidos. Durmiendo en hoteles de precios asequibles. Y jugando al baloncesto en la G League, la hermana menor de la NBA. Esta ha sido la vida del deportista Andre Ingham, un jugador de baloncesto de referencia de la Liga menor de los Estados Unidos que ha tenido que esperar hasta los 32 años para hacer su debut en la NBA. Un estreno que tuvo lugar el pasado mes de abril, cuando saltó a la cancha vestido de Los Lakers y sorprendió a todos con 19 puntos.

A sus 32 años le ha llegado el momento a Andre Ingham. Es su momento de gloria y, como se ha podido ver en su debut, su fichaje por la NBA no ha sido una casualidad o un acto para promocionar un equipo que, como bien se sabe, no necesita ningún tipo de difusión extra. El fichaje por Los Lakers ha sido fruto de su esfuerzo, de su trabajo y de su perseverancia, ya que Andre Ingham ha estado 10 años trabajando y luchando en la G League, una constancia que le ha permitido ser el jugador que tiene el récord de todos los tiempos en la G-League de más triples.

En este ejemplo de superación y constancia en el mundo del deporte, la mentalidad ha jugado un papel fundamental. Saber adaptarse a las situaciones y sacar lo mejor de cada momento. Disfrutar de la experiencia y aprovecharla para aprender y mejorar. Así es como lo explica el propio Andre Ingham al afirmar que los 10 años en la G League no fueron “odiosos ni los viví sin disfrutarlos”. De hecho, según asegura él mismo,  “disfruté mi tiempo en la G-League y de todos mis compañeros, escuchando a cada uno de ellos”.

Con esta constancia y trabajo la oportunidad llegó. Fue cuando los Lakers anunciaron su fichaje hasta final de temporada. Un base de 6-3, sin experiencia en la NBA, pero que sin embargo es el máximo anotador de todos los tiempos en la G-League de triples. Una vez que le llegó la oportunidad tenía que aprovecharla y demostrar que tiene la capacidad para rendir al máximo nivel en la NBA.

Un debut histórico en los Lakers
Foto: @SouthBayLakers en Twitter.

Su capacidad de esfuerzo y mentalización no le fallaron la noche del 10 de abril cuando Andre Ingram ingresó a su primer partido de la NBA al final del primer cuarto ante los Houston Rockets. El debut y el juego con profesionales de tan alta talla podrían haber sido motivos suficientes para conformarse. Sin embargo, la profesionalidad y las ganas de superación de Andre Ingram crecieron en ese momento. Y su actuación sorprendió a compañeros, rivales y afición, que terminó coreando su nombre.

En esta actuación, Andre Ingram anotó sus primeros tiros, incluyendo tres desde la línea de triples. Terminó su actuación con 19 puntos, tres bloqueos en la derrota 105-99 de los Lakers ante los Rockets.

Un debut histórico en los Lakers

Esta actuación, además, le ha permitido ser historia en Los Lakers. Y es que sus 19 puntos se han convertido en la máxima anotación que un jugador debutando ha realizado desde que Nick Van Exel anotó 23 en 1993. Antes de esta fecha, tan sólo Magic Johnson (26 puntos en 1979), el propio Van Exel y Jerry West (20 puntos en 1960) habían superado esta cifra de 19 puntos.

la historia de Andre Ingram es una historia de superación
Foto: @SouthBayLakers en Twitter.

De este modo, Andre Ingram pasará la historia de Los Lakers. Tal vez no le hagan una estatua en la entrada del estadio como tienen los anteriores, pero seguro que su participación en la NBA dará mucho que hablar en el futuro, ya que es el ejemplo de cómo los deportistas son un ejemplo de constancia, perseverancia y esfuerzo.

Después de pasar 10 años jugando en la G-League para el equipo filial de Los Lakers le llamaron desde el primer equipo para que jugara el final de temporada. Las lesiones de los jugadores de los Lakers se convirtieron en una oportunidad para él, para demostrar que está capacitado y puede estar entre los mejores.

Por ello, la historia de Andre Ingram es una historia de superación. Una historia que pone de manifiesto que el trabajo y la constancia es lo que define a un deportista, independientemente de si llega la oportunidad final de debutar en la mayor liga de baloncesta del mundo. Una situación por la que pasan miles de jugadores de baloncesto en todo el mundo que, sin la oportunidad de debutar en la Liga Profesional, trabajan día a día en busca de su oportunidad. Sólo el trabajo, la constancia y la paciencia te darán la posibilidad de conseguirlo.

¡Compártelo en tus Redes!