Los frecuentes errores que cometemos a la hora de usar las toallas para secarnos

Los frecuentes errores que cometemos a la hora de usar las toallas para secarnos

Desde pequeños nos enseñan a practicar la lógica y el sentido común con estas sabias palabras: no seques tu cara con lo que previamente pasaste por tu trasero. Y el médico alergólogo Kerry Labenger reivindica ese consejo en un vídeo para Business Insider, en el que además señala otros errores que usualmente cometemos a la hora de secarnos.

Cómo secarse de forma higiénica

Labenger explica que todos esos desaciertos, que probablemente no reconocemos aún, solo logran que la toalla se llene de bacterias. Si bien es cierto que nuestro sistema inmune tiene la función y es capaz de luchar contra estos visitantes indeseados, la idea no es darle más trabajo del necesario.

A continuación, enumeramos algunas de las recomendaciones que dio este profesional de la salud para secarse el cuerpo de forma correcta y, sobre todo, higiénica:

  • Primero la cara y luego el resto, esa es la regla principal. De esta forma no pasaremos las bacterias presentes en las zonas bajas del cuerpo a la parte superior.
  • Lavar la toalla regularmente también es importante, más o menos cada dos o tres días. Lo ideal es hacerlo a diario, pero eso significaría un gasto importante de luz y agua. Una solución es comprar tres o cuatro toallas e intercambiarlas.
  • Usar un buen detergente para lavar las toallas, así como cloro y desinfectante. El agua caliente es mucho mejor al momento de lavar, y si tienes secadora, úsala.
  • Las toallas húmedas en el cesto de ropa sucia son criaderos de bacterias, así que evita acumularlas.

toallas limpiasOtros consejos prácticos

Pero ese no es el único, también hay otros consejos de higiene que se pueden aplicar, los cuales resumimos en la siguiente lista:

  • Cuelga las toallas luego que te seques para que se aireen. Hazlo en una barra y no en un gancho.
  • No es bueno usar demasiado detergente, pues el exceso puede irritar y servir de alimento a las bacterias. Como elemento extra puedes añadir vinagre, para que haga las veces de antibacteriano.
  • Trata de rotar las toallas, para que no uses la misma dos veces seguidas.
¡Compártelo con tus amigos!