6 consejos para evitar que el frío del invierno rompa tus cañerías

Sigue los siguientes consejos para preparar la fontanería de tu hogar para la temporada
invernal y evitar así costosas roturas de cañerías debido a las bajas temperaturas.

1. Protege tus tuberías expuestas para evitar que se congelen:

Cuando las temperaturas de invierno bajan rápidamente, el agua puede congelarse fácilmente en el interior de las tuberías, haciendo que exploten. Los resultados pueden ser desastrosos, incluyendo inundaciones masivas en el hogar y daños a muebles, alfombras y elementos estructurales de la casa.

Para reducir la posibilidad de tuberías congeladas, envuelve cada una de las tuberías
expuestas (como aquellas que van por el exterior de la casa) con una manta de espuma. Puedes comprar tubos de espuma con una ranura en el costado en la mayoría de las
ferreterías. Usa cinta adhesiva para asegurar la espuma si es que no tiene bordes
autoadhesivos.

2. Arregla las goteras y pérdidas del hogar antes del invierno:

El mejor momento para reparar las fugas es siempre el presente. Verifica todos los grifos en cocina, baños y lavadero, buscando goteos y charcos. Si tienes un grifo con fugas, comunícate de inmediato con tu plomero de confianza para que deje tus tuberías en perfecto estado y listas para afrontar el invierno.

3. Drena el calentador de agua:

Si vives en un lugar con agua dura, los sedimentos pueden acumularse en tu tanque y provocar que se oxide. Este óxido puede, además de filtrarse en el agua que bebes o con la que cocinas, corroer las tuberías hasta destruirlas.

Antes de que comience la temporada invernal, drena el calentador y hazle un enjuague con una solución antical. Eso ayudará a protegerlo de la suma de los efectos del óxido y el frío.

4. Desconecta las mangueras exteriores:

Hasta que regrese el clima cálido, la mejor práctica de plomería en el hogar es desconectar, envolver y empacar la manguera del jardín. Dejar una manguera conectada al exterior en invierno puede provocar que el agua que queda en el interior se congele y se expanda, congelando también los grifos y las tuberías de conexión.

5. Cierra y drena las válvulas de cierre que conducen al exterior:

Si tienes válvulas de cierre interiores que conducen a grifos exteriores, ciérralas y drena el
agua de las tuberías exteriores. Cualquier agua que permanezca en las tuberías será factible de congelarse y causar daños mayores.

6. Limpia el pozo de la bomba del sumidero:

Antes de que llegue el clima frío, tendrás que inspeccionar y limpiar la bomba del sumidero y el pozo en el que descansa. Cuando se expone a un frío extremo, la bomba puede congelarse y dejar de funcionar, arriesgando inundaciones no deseadas.

El invierno debe estar lleno de alegría y cálidas reuniones familiares, no explosiones de
tuberías y fugas que tardan días en arreglarse. Prepara y repara tu plomería con anticipación para evitar un invierno costoso.

StarOfService

¡Compártelo en tus Redes!