7 factores que podrían hacer estallar una crisis financiera en 2018

Especialistas de Deutsche Bank alertan sobre la posibilidad de quedarnos "sin municiones" para luchar contra la siguiente recesión económica.

7 factores que podrían hacer estallar una crisis financiera en 2018

A través de un minucioso informe, expertos de Deutsche Bank han realizado un análisis de la “próxima crisis financiera”, la cual podría estallar en cualquier momento de este año, y puntualmente han analizado qué podría provocarla y de qué forma el mundo podría enfrentarla. El reconocido estratega Jim Reid y su equipo señala directamente a varias naciones asiáticas y europeas como desencadenantes de un posible colapso financiero mundial en el juegan un papel fundamental los bancos centrales.

1. El Brexit del Reino Unido

Escasas son las posibilidades de crisis que el banco alemán le atribuye al Brexit, pero relaciona el caso con la Segunda Guerra Mundial, que se desató “cuando nadie la esperaba”. Según los especialistas, el escenario más crítico se dará “si el Reino Unido experimenta un ‘duro’ y dramático Brexit, rompiendo completamente todas sus relaciones con la Unión Europea” y provocando un caos “geopolítico”.

2. El cúmulo de problemas en Japón

Una deuda gigantesca, un crecimiento lento y el acelerado envejecimiento de sus habitantes han sido factores negativos para Japón durante varios años, pero la situación puede llenar la copa y desatar “una reestructuración de la deuda, una inflación manufacturada mucho más alta o una mayor monetización de la deuda”. Teniendo en cuenta que se trata de la tercera mayor economía del mundo, los expertos advierten que ese panorama del país nipón representa una amenaza al mundo en general.

3. Italia y sus ‘ingredientes para el caos’

Tres ingredientes posee Italia para hacer estallar una crisis: una próxima jornada electoral en la que se vaticina un apoyo masivo para un partido populista, una deuda externa “enorme” comparada con la de otras naciones, y un sistema bancario “frágil”. Según indica Deutsche Bank, un rompimiento de la eurozona (que repercutiría por fuera del continente) es probable que tenga su origen en Italia, dado que ese país es “tal vez la primera línea de defensa” desde donde se debe combatir una próxima crisis.

4. El acelerado crecimiento de China

La segunda mayor economía global, y la que crece más rápido, ha sido “reiteradamente” mencionada como el meollo de una venidera crisis económica. Los especialistas asignan a China un peligro latente por su “insaciable demanda de crecimiento alimentado por deuda” sumado a un “sistema bancario ‘en las sombras’ altamente activo”, y una “burbuja inmobiliaria en constante expansión”.

5. Donald Trump y su populismo

“Si bien las consecuencias del reciente aumento del populismo aún no han desestabilizado a los mercados financieros […] ese incremento seguramente aumentará los riesgos para el orden mundial actual y podría desencadenar una crisis financiera en algún momento pronto”, explica el banco alemán a propósito de la ola de tendencias electorales en Europa y otras regiones del mundo que parecen ir por la misma línea del triunfo presidencial de Donald Trump.

6. La liberalización de la economía

Respecto a bonos y acciones, el valor de los activos ahora es “el mayor en toda la historia”, y el nivel actual de liberalización de la economía garantiza prácticamente el continuo resurgimiento de colapsos globales. “Si hay una crisis relativamente pronto, dentro de los próximos dos o tres años, sería difícil ver estas variables y decir que no había forma de detectarla”, afirmaron los especialistas.

7. Las escasez de municiones

Los expertos del Deutsche Bank se preguntan: “¿Nos estamos quedando sin balas para cuando llegue la próxima recesión?”, señalando que se han disparado los niveles de deuda estatales desde que ocurrió la última recesión, y esto quizás sea el riesgo más grande de cara a una crisis, pues debilita la capacidad de reacción de los gobiernos. Indican además que los “impotentes” bancos centrales últimamente han endurecido con desacierto sus políticas monetarias, y tal vez opten por “estrategias extremas” a medida que se aproxime la siguiente crisis económica.

¡Compártelo con tus amigos!