Esto era lo que se hacía en las fiestas de Pablo Escobar y otros narcos

Para el presentador de televisión en Colombia y exproductor musical, Jairo Martínez, la frase “Sexo, droga y rock & roll” describe a la perfección los tiempos en los que el capo Pablo Escobar y otros traficantes de ese país realizaban costosas fiestas en la década de los 90.

Reconocido por promover internacionalmente a artistas como Shakira, el exproductor reveló en una entrevista en la cadena Caracol TV, que presenció las fiestas de Escobar y del cofundador del famoso cartel de Medellín, Carlos Lehder. Este último, permanece en una cárcel en los Estados Unidos. La entrevista se transmitió en el programa ‘Se dice de mí’.

Sin prurito alguno, Martínez asegura que las fiestas de Pablo Escobar eran “fantásticas” y muchas de ellas se realizaban en lugares nocturnos. “Las de Pablo eran más que todo en discotecas, las de Lehder sí eran en su casa, en las que estuve yo”, comentó.

El presentador colombiano resalta que las celebraciones de Escobar no eran preparadas, sino que se convocaban de forma repentina, y que pese al alto riesgo de asistir a estas fiestas organizadas por los líderes del narcotráfico, asistían muchos representantes de la élite de Cartagena, entre ellos, policías y políticos.

Las fiestas de Pablo EscobarEn el programa televisivo relata que durante una de estas fiestas en Cartagena, uno de los presentes convidó a todos para una finca. Señala que en un pestañeo se vio en una avioneta, viajando a Pereira (a unos 700 kilómetros de recorrido) y tomando camino a  Armenia, “a la finca de Carlos Lehder”, señala Martínez.

“Rumbas muy raras”

Si los viajes repentinos eran muy comunes, también lo era el motivo de las fiestas de los capos. Según el exproductor artístico, se trataba de unas rumbas muy raras. Por ejemplo, en una celebración sortearon a una mujer sueca, que recientemente había llegado a Cartagena. Todos participaron en la rifa y “un tipo se la llevó”.

Sobre los gustos sexuales de Lehder, refiere en la entrevista que a este capo le gustaba variar, por lo que en algunas fiestas se le podía ver con mujeres, pero “también le gustaba cambiar un poco sus tendencias (…) le gustaban también los muchachos”.

Al referirse sobre el ambiente de estos encuentros festivos, Martínez dice que eran tiempos en los que todos eran amigos y si había una reunión en un sitio de Cartagena, cualquier podía terminar compartiendo con la persona más inesperada.

El expromotor artístico no tuvo reparos en confesar que él mismo conseguía a las “peladas” (mujeres bonitas) para estas fiestas de narcos. “Si necesitaban pelados (varones), yo los conseguía”, concluye.

¡Compártelo en tus Redes!