Grandes fracasos que se transformaron en éxitos

El camino a nuestras metas no es una línea recta, por el contrario, tiene curvas, tropiezos y baches. Y muchas veces son estos contratiempos los que nos proveen del aprendizaje necesario para triunfar. Ejemplo de ello son los grandes personajes hoy victoriosos, pero que en su trayecto cayeron para levantarse hasta convertirse en la personificación del éxito. En esta ocasión he seleccionado cinco de las historias de grandes fracasos que se transformaron en éxitos.

1. Milton Hershey

Al pensar en Hershey´s, probablemente pienses en chocolate, y aunque hoy por hoy el éxito de esta empresa es una realidad, Milton Hershey recorrió un largo camino antes de consolidar su marca. Desde los 14 años en su primer empleo en una confitería hasta lo que hoy conocemos como un imperio chocolatero.

Cuando tenía tan sólo, 18 años de edad fundó la primera de las tres empresas que precederían a Hershey´s. A los 28 años y en bancarrota, tras haber probado suerte en Nueva York con su segundo intento, regresa a su hogar en Pensilvania. Decidido a conseguir el éxito en el mundo de la confitería, invierte sus escasos ahorros en una empresa caramelera. Con mayor experiencia y madurez producto de sus fracasos previos, alcanzó un éxito moderado que le permitió involucrarse en el mundo del chocolate.

Cuatro años después, vendió su empresa de caramelos para adquirir las maquinarias necesarias para procesar el cacao. Finalmente, en 1905, a los 48 años de edad fundó Harshey´s que, tras mucho trabajo, leche fresca y chocolate suizo, logró consolidarse como la reconocida empresa que actualmente surte con irresistible chocolate los cinco continentes.

2. Thomas Edison

Avances tecnológicos y perseverancia, son dos características que bien podrían definir a Steve Jobs; pero mucho antes de él, Thomas Alva Edison había inventado el fonógrafo, la lámpara eléctrica y la cámara de película, junto a otras mil patentes que cambiarían el mundo.

Y antes de esto, Edison dejó la escuela ya que, debido a sus problemas auditivos, los profesores le consideraban muy estúpido para aprender. Esto no lo detuvo, en lo sucesivo demostraría su potencial trabajando, inventando y emprendiendo novedosos proyectos a lo largo de toda su vida.

Su aporte más notable, la bombilla eléctrica, surgió de un mal día de pesca. De acuerdo con la anécdota histórica, a Edison se le rompió el bambú de pesca. Notando que, al colocarlo a arder en la fogata, éste tardaba mucho en consumirse permaneciendo encendido por largo tiempo. Y desde ese momento se dedicó perseverantemente junto con su equipo de trabajo al desarrollo del bombillo. Para ello probó fibras de más de 6000 plantas distintas, y otros cientos de materiales. Al presentar su inventó señaló lo siguiente: “No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”. Edison se inmortalizó con sus inventos, pero su mayor huella es su ejemplo de perseverancia. 

3. Henry Ford

Protagonista de uno de los fracasos más rotundos de la historia automovilística, Henry Ford es considerado el padre de la línea montaje para la fabricación de automóviles, y además fundador de Ford Motor Company revolucionando la industria e impactando la economía de EEUU y el mundo con este nuevo modelo de producción.

Sin embargo, las primeras dos iniciativas de Ford en el mundo de los autos fracasaron contundentemente. En su primer modelo de negocios no logro producir ni un solo automóvil perdiendo así a todos sus inversores, lo que le llevó a su primera quiebra. Y aunque para su tercer intento ya había desarrollado el modelo “T” de producción, las bajas ventas de vehículos jugaron en su contra. A pesar de ello, insistió y tras cinco bancarrotas alcanzó la gloria.

En 1918, las ventas de sus autos ascendían a los 15 millones en EEUU. Ford, con menos de 40 años había logrado convertirse en uno de los tres hombres más adinerados del mundo en su época. No sólo se destacó por su constancia y determinación, su visión y capacidad de innovación fueron la punta de lanza que lo guiaron al éxito.

4. Oprah Winfrey

Hoy por hoy es una exitosa presentadora, empresaria e incluso cuenta con una nominación al Oscar en su haber, pero no siempre ha sido así y definitivamente no ha sido fácil. Winfrey, superó una infancia marcada por la pobreza y abusos; el imperio mediático que ha construido es el resultado de su capacidad para superar obstáculos y crecer con cada fracaso.

En su primer empleo como presentadora de TV, fue señalada y despedida por no tener la “imagen correcta para la televisón”, pero para esta mujer el fracaso no existe, continuó perseverante insistiendo en los medios hasta ascender como una de las mejores presentadoras de EEUU.

De acuerdo con la revista Forbes, Oprah tiene una fortuna estimada en 2.900 millones de dólares, posicionándose como una de las personas más ricas del planeta, además, es considerada una de las mujeres con más influencia en el mundo. Creyó en si misma al punto de convertirse en una marca, fue arriesgada y aposto por romper esquemas dentro y fuera de su programa de televisión. 

5. Seuss

Theodore Seuss Geisel, más conocido como Dr. Seuss, es uno de los autores de libros infantiles más importante de los últimos cien años. Entre los años de 1937 a 1991, publicó más de 40 libros vendiendo más de mil millones de copias superando a Harry Potter de J.K. Rowling.

Inicialmente estudió medicina en Oxford para complacer los deseos de su padre, de allí su seudónimo Dr. Seuss.  Sin embargo, gracias al apoyo de su esposa asumió el dibujo de sus caricaturas como profesión. Siendo publicado en revistas como LIFE y Vanity Fair, donde consiguió reconocimiento y posteriormente, durante la época de la segunda guerra mundial, trabajó como caricaturista en “New York Newspaper”, donde publicó alrededor de 400 caricaturas.

Ya afianzado como caricaturista, realizó una exitosa campaña publicitaria de un repelente de mosquitos para la empresa Flit. Este hecho lo iniciaría en el mundo de la literatura infantil, tras percatarse que la literatura para niños estaba excluida de las restricciones del contrato firmado con la compañía. Curiosamente, su primer libro fue rechazado por más de veinte editoriales distintas debido al diseño inusual de sus caricaturas y sus peculiares rimas.

Seuss no se rindió ante las adversidades, y una vez estableció los cuentos infantiles y las caricaturas como su pasión, nada lo detuvo. Escribió obras maestras que dejaron y dejan huella entre los lectores grandes y pequeños.

Ina Castro

¡Compártelo en tus Redes!