El animal estaba tan concentrado bebiendo agua a la orilla de un lago que no se percató que alguien se acercaba por detrás. Una reacción con efecto “pepino” que lanzó al pobre gato directo al agua. Ojalá no termines burlándote de él.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR