Mientras una multitud aplaude y pide más dureza, el verdugo ejecuta el castigo: 83 azotes con una vara. El crimen que merece tal condena es la homosexualidad: dos hombres se convirtieron en los primeros azotados por ser gays en la provincia de Aceh, en Indonesia. Aceh es la única región en el país musulmán que se rige por normas basadas en la Sharia o ley islámica.

Nuevas regulaciones aprobadas en 2015 prohíben la homosexualidad. El país musulmán le otorgó hace diez años derechos especiales a la provincia de Aceh para que implemente la ley islámica, un acuerdo que puso fin a una guerra separatista que duró décadas.

Desde entonces Aceh se ha vuelto cada vez más conservadora, según señaló la corresponsal de la BBC en Indonesia, Rebecca Henschke.

¡Compártelo en tus Redes!