Un herbicida cancerígeno es detectado en comida para mascotas y cereales para nuestros desayunos

Nuevas investigaciones demuestran cómo el glifosato, un herbicida de amplio espectro, ha llegado a extenderse por nuestra cadena alimentaria.

glifosato en todos los cereales y productos a base de avena

El glifosato, una sustancia desarrollada para eliminar ciertas plantas y considerada como cancerígena por las autoridades sanitarias, ha sido detectada en más de 40 variedades de comida para mascotas y en algunos cereales para nuestros desayunos.

Científicos de la Universidad de Cornell (EE.UU.) detectaron glifosato en dieciocho de ese mismo número de marcas de comida para perros y gatos que analizaron, entre las cuales se encontraba un producto con certificado OGM (libre de organismos genéticamente modificados).

El herbicida se halló en bajas concentraciones, incluso por debajo de las detectadas típicamente en comida humana, pero no se conocen los efectos del glifosato en mascotas en cualquier concentración. Los análisis han encontrado que aún cuando los niveles son muy bajos y son considerados por los reguladores como “seguros”, los efectos en las células humanas producidos por la exposición a glifosato resultan demasiado negativos.

Más hallazgos

En otro estudio, llevado a cabo por Environmental Working Group (EWG), se descubrió la presencia de glifosato en todos los cereales y productos a base de avena. Y lo más procupante, 26 de los 28 alimentos analizados contenían niveles de la sustancia herbicida por encima del “punto de referencia de salud infantil” determinado por EWG. Entre los alimentos examinados habían barras tipo ‘snack’ y cereales para el desayuno.

glifosato
El glifosato es el principio activo del herbicida Roundup (nombre comercial producido por Monsanto, cuya patente expiró en 2000)

El pasado mes de agosto, análisis efectuados por laboratorios independientes hallaron glifosato en 43 de 45 variedades de cereales para el desayuno. Si bien los productores de estos alimentos elevaron protestas con el argumento de que los niveles encontrados estaban dentro del límite permitido por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), este fue establecido antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) descubriera la relación del glifosato con el cáncer en 2016.

¡Compártelo con tus amigos!