El Golfo Pérsico le da la espalda a Catar

“Catar no es inocente, pero no es el único culpable”.

colombia

Todo comenzó con la visita del mandatario estadounidense Donald Trump a Arabia Saudita, en donde se reunió con 50 mandatarios árabes, buscando cimentar relaciones en la lucha contra el terrorismo; finalizada la reunión, Trump como de costumbre se pronunció en su cuenta de Twitter afirmando que en ella se había señalado a Catar como el principal financiador de diversos grupos terroristas, y por otro lado afirmando la necesidad de aislar a Irán; declaraciones que sorprendieron a todo el mundo porque significaba que Estados Unidos le soltaba la mano a un país que es considerado un aliado y dentro del cual posee la base militar más grande de Al Udeid, de donde dependen todas las operaciones que se hacen en medio oriente.

Hay que recordar que catar es un aliado necesario por ser el primer productor mundial de gas natural licuado, algo esencial para la protección del medio ambiente; por los  demás recursos que ofrece y su posición estratégica. Una vez habló Trump, iniciaron los países vecinos de Catar a romper relaciones con el país alegando el financiamiento del terrorismo y su apoyo constante a Irán, iniciando por Arabia Saudita, y continuando con los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahréin; a lo que se tuvo como respuesta el apoyo a Catar por parte de Turquía e Irán, quienes manifestaron que respaldarán y ayudarán al país en cualquier necesidad que surja producto del bloqueo de los países del golfo pérsico; incluso Irán ya envió casi 1.000 toneladas de alimentos.

Si bien es cierto, hay informaciones que colocan a Catar como Colaborador y financiador ya sea directamente o de manera indirecta de grupos terroristas como: Al Qaeda, Hamás, Los Hermanos Musulmanes o el ISIS; también es cierto que no es el único financiador de los mismos, toda vez que hay una cantidad considerada de países que le han suministrado dinero y armamentos en busca de distintos intereses, que han llevado a que los grupos terroristas cada día tomen el control de más ciudades y países.

Dentro de esta controversia, Catar se defiende argumentando que la disputa actual no tiene nada que ver con la financiación al terrorismo y mucho menos con su apoyo a Irán porque eso no es cierto; el objetivo es manchar a Catar en busca de abrir el camino para atacar a Irán; porque se pregunta el Canciller Al Thani: “¿Cómo puedo apoyar a Irán y Hezbolá cuando me acusan de respaldar a Al Qaeda en Siria? ¿Cómo puedo apoyar a los hutíes en Yemen, por un lado, y a los Hermanos Musulmanes, por otro?”. Algo que puede ser cierto o no, lo real es que colocar la excusa del terrorismo resulta muy fácil, mientras se pretende esconder los intereses reales.

Por ahora resulta imposible visionar cuáles serán los siguientes pasos de cada país, el tiempo avanza y mientras tanto Estados Unidos sigue sin tomar una vía clara de política, un día apoya algo y al otro día lo crítica; un ejemplo de ello es que hace unos días después de estallada la crisis, Trump y el Secretario de Estado Tex Tillerson han llamado al diálogo en la región para disminuir las tensiones y encontrar soluciones.

Catar no es inocente, pero no es el único culpable; un ejemplo sería el atentado sucedido en Teheran (Irán) y que se atribuyó el Estado Islámico; luego entonces si Catar financia al terrorismo, y es aliado de Irán, ¿cómo puede el terrorismo atacar a Irán? Hay que recordar que ya en los correos de Hilary, utilizados por Trump para ganar las elecciones, se señala a Arabia Saudita como uno de los financiadores del terrorismo; e inclusive ya en 2008 The Guardian informó que los dirigentes de Arabia Saudita habían amenazado con facilitar a los terroristas ataques a Londres si no se terminaban las investigaciones de corrupción a sus acuerdos armamentísticos; y en la misma línea hay muchos documentos más. Estas semanas que vienen van a ser muy importante para el futuro de la lucha contra el terrorismo y la situación del golfo pérsico. ¡Todos Atentos!

Fredy Socarras

¡Compártelo en tus Redes!