Google planea combatir mosquitos

La división de ciencias biológicas de Google, Verily, ha informado que liberará 20 millones de mosquitos machos infértiles criados en laboratorio en un lapso de 20 semanas en dos vecindarios (de unos 300 acres cada uno) del condado Fresno en California (EE.UU.), según publica MIT Technology Review. El plan, que hace parte del proyecto Debug, será el más importante de su clase lanzado en territorio estadounidense.

En concreto, se trata de mosquitos pertenecientes a la especie Aedes aegypti, vector principal del dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla. Estos no los han modificado genéticamente, sino que fueron desarrollados de manera que se infecten con la bacteria Wolbachia, la cual los deja estériles. Este microorganismo no representa peligro alguno para los humanos y no es posible que se transmita a través de picaduras.

¿Cómo funciona?

Lo que se intenta es que estos estériles mosquitos macho ayuden a minar las colonias locales de mosquitos, dado que, cuando surja el apareamiento con las hembras del entorno, los huevos de estas no puedan desarrollarse con normalidad y con esto se impida su eclosión.

Sistema automatizado de crianza de mosquitos de Verily.

Para producir millones de esta clase de insectos, la empresa ha fabricado un robot con capacidad de criar un millón semanalmente sirviéndose de algoritmos de ‘software’ y equipos especializados para aumentar la generación de mosquitos. El trabajo de Verily se hará en asocio con Mosquito Mate, una compañía privada de biotecnología, junto con el apoyo de los servicios de control de mosquitos del condado de Fresno que medirá la evolución de la población de Aedes aegypti.

“Si realmente queremos ser capaces de ayudar a gente de todo el mundo, tenemos que ser capaces de producir muchos mosquitos, distribuirlos por donde deban estar y medir las poblaciones a muy bajo coste”, explicó el ingeniero Linus Upson de Verily , sin entregar detalles sobre los costos estimados.

A su vez, Upson reveló que a finales de 2017 planean realizar un experimento similar en Australia. “Queremos demostrar que esto puede funcionar en diferentes tipos de entornos”, señaló.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR