La gran aventura de ser mamá

La gran aventura de ser mamá

La vida está llena de retos, experiencias, situaciones que te ponen a prueba, que hacen que te superes cada día y vivas alegrías y tristezas, felicidad y desesperación, victorias y derrotas. Pero nada, absolutamente nada se puede equiparar a la maternidad.

Desde ese mágico momento en el que eres consciente de llevar en tu vientre a un ser vivo sabrás lo que es miedo, el constante temor de que algo pueda ocurrirle a ese ser que llevas dentro de ti desde la fecundación; y conocerás el amor, ese sentimiento puro de entrega absoluta en el que sin dudarlo un momento entregarías tu vida para que a tu pequeño retoño no le rozase nada que pudiera hacerle el más mínimo daño.

Nada en el mundo te reportará mayores alegrías, pero como decimos desde el mismo comienzo de este viaje sin retorno, comienzan las preocupaciones acerca de si todo está bien.

Por una lado debes estar preparada para todos los cambios físicos y psíquicos que vas a experimentar durante la gestación, debes saber que tus hormonas están de fiesta, en continuo cambio, y que tu cuerpo se va a ir adaptando a duras penas al ritmo acelerado de crear una nueva vida, pero no te desesperes, es tu naturaleza, estás preparada y todo va a ir bien.

Para que tengas la certeza de qué es normal en cada etapa del embarazo, puedes seguir esta guía del embarazo semana a semana, un calendario del embarazo completo donde encontrarás toda la información sobre los cambios que estás experimentando y puedas también seguir detalladamente el desarrollo de tu bebé durante las semanas de embarazo. Será muy gratificante saber exactamente qué está ocurriendo dentro de ti en cada momento y te sentirás mucho más unida a todo este bello proceso de creación de un nuevo ser.

El embarazo dura 40 semanas o 9 meses y el cálculo se hace a partir de unas dos semanas antes de la fecundación, es decir, desde el primer día de la última menstruación. El embarazo se divide en tercios o trimestres y las semanas de embarazo se distribuyen de la siguiente forma: el primer trimestre ocupa las 12 primeras semanas, el segundo trimestre va des la 13ª a las 28ª y el tercer trimestre desde la 29ª a las 40ª.

Aún así, se considera una gestación normal y a término aquellos embarazos en los que el alumbramiento se produce entre las semanas 37ª y la 42ª.

Los trimestres del embarazo

Comencemos por el primer trimestre de embarazo, que es el de los descubrimientos. Durante esta etapa, es muy importante cuidarse mucho y asegurarse de recibir toda la información al respecto de la alimentación que debemos seguir durante los próximos meses para que contribuyamos todo l0o posible en el desarrollo óptimo de bebé y para mantenernos sanas como madres, así como de todas las pruebas médicas a las que nos debemos someter.

Al principio, puedes sentirte abrumada por tal cantidad de cosas a tener en cuenta y la apretada agenda de controles rutinarios a los que te vas a someter, pero relájate y disfruta, todo es para asegurarse y cerciorarse de que tienes un embarazo sano y feliz y de que tu bebé está desarrollándose adecuadamente.

En el primer trimestre, lo más importante es el correcto desarrollo del embrión. Se forman los órganos, la cabeza, los brazos y las manos se van desarrollando y las células nerviosas del cerebro se forman, empezando a establecerse conexiones. El embarazo en esta etapa no es visible en la silueta de la mujer, pero durante este periodo ya puede empezar a sufrir molestias de muy diversa índole. Otras embarazas, en cambio, no sienten ningún tipo de nauseas ni nada por el estilo durante toda la gestación, solo las incomodidades propias cuando el peso ya es muy elevado y la barriga está muy abultada, ya en la recta final antes de dar a luz. El momento más emotivo será sin duda el de la primera ecografía de tu bebé, justo el momento en que tomarás plena consciencia de la vida que se está gestando en tu vientre.

En el segundo trimestre del embarazo lo importante es hacer un seguimiento del aumento de tamaño y peso del feto. Los órganos ya están completamente formados y tan solo tienen que madurar. A estas alturas ya el embarazo se nota cada vez más: el vientre de la mamá crece y ya no se puede disimular. Es esta fase vivirás uno de los momentos más bonitos y emocionantes: notarás las primeras pataditas de tu bebé. Si eres de las mamás que tuvieron molestias en el primer trimestre, te alegrará saber que estas suelen desaparecer en este periodo.

En el tercer trimestre llegamos a la recta final y el bebé sigue aumentando de tamaño y peso. Si naciera prematuro, podría sobrevivir con los cuidados hospitalarios necesarios, pero con cada semana que pasa en el seno de su madre mejora su desarrollo. En esta fase inevitablemente el embarazo resulta molesto a la mamá y aparecen los dolores de espalda, la acidez de estómago y los edemas. Ahora es muy importante cuidarse mucho y acumular fuerzas para el momento del parto.

Es, como hemos comentado, uno de los periodos más hermosos e intensos de una vida, vívelos cada segundo, pues cada instante durante este tiempo es eterno, que nada ni nadie enturbie eso.

¡Compártelo con tus amigos!