Hacer preguntas, la clave para gustarle a las personas que recién conoces

Hacer preguntas, la clave para gustarle a las personas que recién conoces

Hacer nuevas amistades no siempre es sencillo. El primer intercambio de palabras al conocer a una persona puede ser incómodo. La timidez está presente y no se suele saber actuar correctamente. Todo esto hace que la persona se cuestione si causó una buena impresión.

Journal of Personality and Social Psychology publicó un estudio donde un grupo de investigadores analizan el escenario social. Según ellos, la clave para gustarle a las personas y lograr crear un vínculo profundo es hacer preguntas. De esta forma, la primera impresión será más genuina.

Para llegar a esa conclusión, se analizaron las conversaciones iniciales entre dos extraños en dos grupos de personas. El primer grupo conformado por personas que no tenían ningún tipo de interés romántico. En el segundo grupo analizado, las personas se encontraban en la primera conversación de una cita rápida.

Los resultados

El análisis demostró que las personas con más éxito frente al compañero eran aquellas que preguntaban más. En especial, si hacían preguntas relacionadas para seguir con un tema. En el grupo de las citas, aquellos que preguntaron más tuvieron más posibilidad de que la persona accediera a un segundo encuentro.

De acuerdo con los investigadores, esto sucede porque al preguntar, las personas demostraban interés genuino y sincero, y que estaban prestando atención.

No preocuparse por la impresión causadaNo preocuparse por la impresión causada

Psychological Science publicó otro estudio sobre el tema. Allí se revela que el pensamiento de haber causado una mala primera impresión es muy común en las personas, y suele estar muy errado.

Los investigadores expresaron que los participantes subestimaron su desempeño en la conversación. Pensaban que su compañía no había sido disfrutada por el compañero.

Añadieron que las personas se dejan llevar por sus pensamientos críticos, que luego de un primer encuentro suele ser muy negativo. También indicaron que esto puede deberse a que cada persona tiene una versión ideal de sí misma en su mente y suele comparar la realidad con esa versión.

En muchas ocasiones, los individuos llegan a pensar que su desempeño en la conversación fue peor que cualquier otra cosa. Se obsesiona con mejorar. Incluso cuando eso no es la realidad.

Los investigadores afirmaron que cada persona se crítica más fuerte a sí mismo. Pero suelen ser incapaces de ver las cosas buenas que ven los demás.

Lo recomendado es dejar de pensar en los fallos propios y enfocarse en conocer más sobre la otra persona. Cada individuo cuenta con su historia de vida. De intentar conocerla de forma genuina, se puede llegar a hacer las mejores amistades.

¡Compártelo con tus amigos!