Hilos musicales

La vida canta rock y canta ópera,
y su término medio podría ser el pop.

Cuando canta rock,bailamos.
Corremos, sin pausa, hacia ninguna parte,
sentimos el poder y al universo como aliado,
que nos permite creer que podemos actuar a nuestro antojo;
como el niño que hace, deshace y vuelve a rehacer el castillo de arena.
Sí, una y otra vez.

No miramos atrás, la ocupación es mirar hacia adelante.
Saltamos y gritamos
al son de la música que nos acompaña.
Qué maravilla, sí, cuando la vida,
nos canta rock.

Al llegar el momento de la ópera,
que siempre llega, ya sea lento o de un estruendo,
resuena con infinita fuerza.

Son los tenores quienes guían tus pisadas,
lentas, pensativas, que duelen.
Mientras Nessun Dorma resuena una y otra vez,
vuelves la cabeza, miras las huellas,
quieres aprenderlas, enmedarlas
y no olvidarlas.

Dicen que es bonito bailar la vida,
cualquiera que sea la música
que vaya guiando el caminar.

Ser capaces de bailar, también,
las veces que pellizca y hiere el alma,
aún con toda dificultad.

Porque ahora, aquí y en este instante,
es lo único que sabemos que sí tenemos,
aunque tampoco nos pertenece.

Reyes

¡Compártelo en tus Redes!