La curiosa historia que explica por qué los huracanes llevan nombres de personas

Harvey, Irma Katia, José… ¿Porque los ciclones y los huracanes  llevan nombres de personas y quién determina cómo los llamaremos? Este asunto se remonta a hace más de un siglo.

Cada año, quienes trabajan en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) deben elegir las 21 opciones de nombres anuales que van a proponer, teniendo en cuenta distintos parámetros como si el nombre es corto y de fácil recuerdo o si representa alguna región relevante, entre otros.

El nombre de las Tormentas

Para hacer más complejo el asunto, el término “ciclón tropical” cubre ciclones, huracanes y tifones. De hecho, todos son la misma clase de tormenta, pero reciben diferentes nombres según la cuenca oceánica donde se formen.

Lo cierto es que el nombramiento de las tormentas tropicales, un tema controlado durante años por los meteorólogos occidentales, ha sido causa de discordia en los últimos 150 años. ¿Por qué? Por que tintes de racismo y sexismo han manchado las elecciones de estos nombres, incluso han influido venganzas y preferencias personales. Ciertamente, ha tomado mucho tiempo lograr un sistema unificado que tuviese en cuenta la actual democracia y representación regional.

Vista satélite de un huracán

Hoy, según donde vivas, has escuchado hablar de Mitch o Katrina, de Ioke o Hudhud, pero si retrocedes 100 años en los libros de meteorología, observarás que los sistemas de tormentas eran llamados con nombres como Hannibal o Xerxes (antiguos comandantes), Deakin o Drake (políticos australianos) y Mahina o Elina (hermosas tahitianas).

Durante este último siglo y medio, también se han tomado prestados los nombres de santos y lugares, de novias y esposas, o de algunas celebridades. Por algunos años, hasta los cambios hechos en la década de 1980, se utilizaron nombres de mujeres.

Wragge y los nombres de mujeres

La tradición de utilizar nombres para describir estos fenómenos naturales la inició el meteorólogo británico Clement Wragge en 1887, quien un día decidió tomar prestados nombres de la mitología griega y romana, y después acogió nombres de mujeres de las Islas del Pacífico ante el impacto que su belleza le causó. Así, muchas de las tormentas tropicales y huracanes que en la década de 1890 y comienzos de 1900 azotaron el Pacífico Sur terminaron siendo identificados con nombres femeninos.

Más tarde, los proyectos de Wragge se encontraron con varias figuras públicas como adversarios. ¿Su argumento? El meteorólogo asignó los nombres a las tormentas de forma que las personas los asociaran con la angustiosa llegada de un ciclón o un huracán. En 1922, con la muerte de Wragge, muere también el uso de su sistema. Desde ese momento los fenómenos fueron nombrados por su ubicación o por las regiones que golpeaban (Huracán Nueva Inglaterra, por ejemplo).

Clement Wragge. Wikimedia Commons

Luego de unos años, durante la Segunda Guerra Mundial, la práctica de Wragge vuelve al escenario con meteorólogos de la Marina y la Fuerza Aérea estadounidense nombrando tormentas tropicales como sus novias y esposas. La Oficina Meteorológica Nacional introdujo en 1945 un listado desordenado y alfabetizado fonéticamente. La organización del gobierno de Estados Unidos adoptó en 1954 la casi centenaria tradición de nombrar las tormentas como mujeres, práctica a la que se unió Nueva Zelanda y Australia.

A propósito, según una investigación de 2014, los huracanes con nombres de mujeres son percibidos como una amenaza menor que aquellos con nombres masculinos. Sin embargo, los huracanes denominados femeninos causan significativamente más muertes, al parecer porque conducen a percibir menos riesgos y en consecuencia menos prevención.

Nuevos cambios

Tras fuertes presiones por parte de activistas defensores de la mujer, en 1979 el Servicio Meteorológico Nacional y la Asociación Meteorológica Mundial (OMM) comienzan finalmente a establecer una división entre nombres de mujeres y hombres.

Ardrossan, Escocia.

Luego realizaron otra modificación. Cambiaron las listas según las regiones con el fin de representar mejor las lenguas y poblaciones. Por ejemplo, nombres ingleses e hispanos eran obtenidos de la cuenca del Atlántico, mientras nombres en su mayoría hispanos representaban la cuenca del Pacífico Oriental, ya que esas tormentas tendrán mayor impacto en México y Centroamérica, y casi ninguno en Estados Unidos.

Actualmente, un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial ha elaborado una lista en la que figuran los nombres de los huracanes que se presentarán en un lapso de seis años.

La lista es rotativa, en la que aparecen 21 nombres propios cada año (uno por cada letra del abecedario), los cuales a partir del séptimo año se repiten. Aunque son omitidas algunas letras como la Q, U, X, Y y Z, dado que son pocos nombres los que comienzan con ellas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR