5 ideas para evitar la fatiga al viajar

Viajar es un placer, aunque en ocasiones, lograr descansar mientras se viaja se vuelve una tarea difícil. Las largas colas para hacer el check-in, los traslados, las diferencias horarias, horas de espera e incluso largas caminatas atentan contra fuerza y energía física. En este artículo compartiremos algunas ideas para evitar el cansancio en tu próximo viaje.

1- Diferencia horaria

La diferencia horaria es algo que impacta negativamente sobre el reloj biológico y la capacidad de desempeñar tareas. En cualquier tipo de viajes es importante evitar estar cansado para poder disfrutar de las actividades programadas.

Para evitar el cansancio extra que implica una diferencia horaria se puede programar el cuerpo. Una buena idea es cambiar la hora de tu reloj en cuanto subas a tu transporte, de esta manera tu mente ya se irá adaptando al nuevo horario. Recuerda que para descansar mejor es bueno evitar el café y consumir algún té de hierbas.

2- Elige medios de transporte adecuados

Para distancias largas, no dudes en comprar un boleto de avión. Si las distancias son cortas, conviene hacer uso de trenes o autobuses ya que son más baratos. Intenta dormir en tu asiento; es más fácil si haces uso de auriculares, antifaces para bloquear la luz y almohada cervical para evitar el típico malestar de cuello.

3- Evita el estrés

Para asegurarte tus 7 horas de sueño recomendadas, es buena idea pedir una habitación silenciosa para lograr un mejor descanso. En lo posible no uses el transporte público; en las grandes ciudades siempre encontrarás manifestaciones y accidentes, sin mencionar que los horarios no siempre son cómodos. Lo mejor es alquilar un coche, de este modo podrás contar con rutas alternativas y manejar tus tiempos y recorridos. Algunas empresas como localiza rent a car permiten devolver el vehículo en una ciudad diferente, lo cual te permitirá recorrer más cantidad de lugares en menos tiempo.

4- Alimentarse de forma correcta

Almorzar fuerte pero liviano y no abusar del café nos evitará un malestar nocturno. En verano, es mejor tomar agua que gaseosas y siempre mantenerse bien hidratado. Mantente alejado de las pastas, de las carnes con mucha grasa y trata de evitar los puestos callejeros de salchicas y hamburguesas. Consume una cena liviana, donde abunden las verduras y reduce el consumo de alcohol.

5- Consulta a tu médico

Algunas personas necesitan prepararse hasta una semana antes para poder efectuar el cambio de horario. Otras tendrán que hacer ejercicios de elongación mientras viajan para ayudar a mantener el ritmo cardíaco. En algunas ocasiones tu médico puede recomendarte tomar medicamentos para dormir. Siempre hay que seguir las indicaciones y nunca aumentar la dosis, en especial si al principio no se siente el efecto. No te automediques y siempre escucha a tu profesional de confianza.

Como todo en esta vida, cada persona es un mundo. Si sabes de algún truco que te funciona, no olvides comentarlo.

¡Compártelo en tus Redes!