Mantenimiento del hogar: impermeabilización y aberturas de PVC

Mantenimiento

La vivienda es el sitio en el que más tiempo pasamos en nuestra vida. Por eso, todo lo que se pueda hacer para mejorar sus condiciones y para ayudar a su conservación y mantenimiento serán actuaciones que, sin duda, habrán aportado algo muy positivo a tu día a día y a tu hogar.

Impermeabilización de fachadas para evitar humedades

Uno de los peores problemas que puede existir en cualquier tipo de vivienda es el de las humedades. Es fácil que aparezcan si no se toman medidas contra ellas, y el daño que ocasionan a la vivienda es enorme, incluso algunos irreversibles, tanto en la estructura del edificio como en el interior de la vivienda.

Para luchar contra ellas lo mejor que se puede hacer es impermeabilizar una fachada pintada. Para eso, hay que recurrir a una empresa especializada en la impermeabilización de fachadas en Mallorca. El proceso sobre cómo impermeabilizar una fachada no es nada sencillo, y se necesita equipamiento especial.

Se trata de un tipo de trabajo en vertical que supone la utilización de materiales y equipamientos específicos para ese tipo de tarea. La experiencia de los trabajadores que realizan ese tipo de trabajos también es muy importante, pues tiene unas condiciones muy particulares.

Al impermeabilizar una fachada lo que se consigue es proteger al edificio contra cualquier tipo de humedad. Hay que tener en cuenta que a un edificio pueden afectarle humedades de varios tipos, con lo que es fundamental que un trabajo destinado a eliminarlas lo proteja contra todas ellas.

Un factor importante a considerar aquí es cuándo realizar este tipo de trabajos. Siempre deben hacerse de manera preventiva o en cuanto aparecen los primeros síntomas de humedad. Esto es clave para conseguir que sean efectivos y que el problema no vaya a mayores.

Si se espera hasta que la humedad ya se ha convertido en prácticamente crónica, lo más posible es que se acabe necesitando tener que reconstruir la fachada en su totalidad. Esto es algo muy costoso, además de molesto, por lo que es buena idea intentar evitarlo a toda costa con trabajos preventivos.

Con estos trabajos se consigue que la fachada transpire, evitando condensaciones internas, algo fundamental para toda fachada. Además, se mejora el aislamiento térmico de la fachada, lo cual tiene una incidencia clara en la cantidad de energía que necesitas para calentar o enfriar el hogar.

Debe ser resistente a la lluvia, el hielo, el viento y la nieve. Es decir, debe aguantar todas las inclemencias meteorológicas que van dañando la fachada poco a poco. Además de todo eso, también tiene una función estética, ya que ayuda a conservar o mejorar todos los colores.

Una manera de conseguir un buen aislamiento térmico en el hogar

El aislamiento térmico es fundamental en todo hogar. Permite que la temperatura del interior no dependa tanto de la meteorología de cada día. Es el primer paso para protegerse del frío del invierno y del calor del verano, consiguiendo algo fundamental: que la temperatura del hogar sea agradable.

Para lograrlo se pueden usar varios métodos, algunos de ellos complementarios. El más eficiente es usar aberturas de PVC con puertas de PVC y ventanas de PVC. Este sistema consiste en un doble contacto que favorece la hermeticidad de la estructura, consiguiendo ese aislamiento.

Cuenta además con la ventaja de que introduce múltiples cámaras de aire en su interior, lo cual también ayuda a este cometido. Con el sistema de cámaras de aire se elimina la conductividad térmica que existe en las puertas y ventanas que no poseen este novedoso sistema de aislamiento.

Además, el PVC es un material mucho menos conductor de la temperatura que el metal, con lo que la ventaja es aún mayor al usarlo. Esto hace que la temperatura del exterior no pase directamente al interior a causa de que el aislamiento que se posee es metálico, ya que estos materiales son grandes conductores.

Con todo esto se consigue un aislamiento muy eficiente. La consecuencia es clara: resulta mucho más fácil mantener la temperatura del hogar en un punto agradable sin utilizar calefacción ni aire acondicionado. Con esto, el ahorro de energía que se produce es enorme.

Eso significa, claro, que también se ahorra mucho dinero, ya que las facturas que llegan de electricidad y de gas son mucho menores. Por lo tanto, esta instalación está llena de ventajas y merece ser estudiada a la hora de conseguir un buen aislamiento térmico en el hogar.

Seguro que con este tipo de estructuras y una buena impermeabilización de la fachada notas una gran diferencia en tu vivienda. Y es que tenerla bien aislada de las inclemencias meteorológicas que se producen fuera del hogar es la mejor manera de tener buena temperatura y ausencia de humedad en el interior.

¡Compártelo con tus amigos!