La importancia de la resonancia magnética en la detección del cáncer

La importancia de la resonancia magnética en la detección del cáncer

Las resonancias magnéticas en Barcelona   o en cualquier otro lugar del mundo son fundamentales para la detección temprana de muchos tipos de cáncer y la definición de su tratamiento. ¿Por qué son tan importantes y qué contraindicaciones tiene en la salud de los pacientes?

Desde que a mediados de los 70 apareciera la resonancia magnética como método mucho menos nocivo que la tomografía computarizada, escanear el cuerpo para saber qué le ocurre internamente nunca ha sido tan fácil, rápido e indoloro. La MIR (por sus siglas en inglés) es uno de los inventos más avanzados, fiables y precisos de ingeniería médica, permitiéndole a los especialistas obtener imágenes en dos y tres dimensiones del cuerpo y permite detectar desde un hueso fracturado hasta una anomalía cardíaca.

La mayor ventaja de la resonancia magnética es que no emplea radiación para hacer su trabajo (a diferencia de los rayos X); por el contrario, funciona como resultado de la interacción entre un campo magnético que la máquina crea y átomos de hidrógenos que se encuentran en el cuerpo del paciente. Utiliza además imanes potentes que harán vibrar estos átomos, por lo que es necesario que los pacientes con marcapasos o cualquier otro metal en el cuerpo lo notifiquen antes de hacerse la resonancia.

Aliada en la lucha contra el cáncer

Como ya comentábamos, la MRI ayuda  a los oncólogos a detectar varios tipos de cáncer, identificar si ha habido metástasis y a determinar el tratamiento necesario para combatirlo, bien sea con cirugía, radio o quimioterapia. Esto se logra mediante las fotografías de cortes trasversales y frontales del cuerpo que se obtienen con una resonancia magnética que hacen parecer que se estuviese viendo el cuerpo humano por dentro desde distintos ángulos.

Un MRi con tinte de contraste permite ver de manera clara (en la mayoría de las ocasiones) tumores en el encéfalo y en la médula espinal, e incluso determinar si es maligno o no. En cuanto al cáncer del seno, este estudio es muy frecuente en mujeres que ya han sido diagnosticadas para medir el tamaño del tumor y monitorear su crecimiento o reducción. Sin embargo, en este caso no se recomienda confiar solo en la resonancia magnética para la detección del cáncer de ama, pues puede pasar por alto ciertos casos que una mamografía sí detectaría.

¿Cómo me preparo para una resonancia magnética?

Debes saber que la máquina de la resonancia magnética funciona como una especie de cámara cerrada en la que debes entrar y guardar quietud durante el tiempo que tome el examen. Es un examen generalmente costoso, pero no demasiado complicado. Sin embargo, sí hay ciertas recomendaciones a seguir para que todo salga bien y evitar tener que repetirlas:

  • Aunque no debes hacer ninguna dieta previa, atienda a las recomendaciones de los médicos.
  • Si sabes que sufres de claustrofobia o los espacios cerrados te generan angustia, comunícaselo a tu médico pues es probable que debas tomar un sedante al momento de hacer el examen.
  • No todos los objetos metálicos interfieren en la correcta obtención de una resonancia magnética, pero es importante que le notifiques a tu médico si usas marcapasos, grapas, implante coclear o espirales metálicos.

Finalmente hay que acotar que la resonancia magnética toma entre 45 y 60 minutos, y en algunos casos se puede extender hasta 2 horas.

¡Compártelo en tus Redes!