Un equipo de astrofísicos de la Universidad Eotvos Lorand y del Observatorio Konkoly en Budapest, Hungría, realizó un estudio de la estrella TRAPPIST-1 con el objetivo de analizar las condiciones adecuadas para determinar la existencia de vida en los planetas que la orbitan.

Basados en un análisis de datos sobre la actividad lumínica de la estrella, recogidos por el satélite artificial Kepler (lanzado en 2009 por la NASA), los expertos han llegado a la conclusión de que la fuerte intensidad de su campo magnético genera una variación permanente de las atmósferas de sus planetas, razón suficiente para considerar imposible la presencia de vida en la forma que la conocemos.

Según la investigación, en la estrella TRAPPIST-1 se producen tormentas magnéticas mucho más fuertes que en nuestro Sol.  Los científicos estiman que la magnitud de este tipo de fenómenos es entre 100 y 10 mil veces más fuerte que el evento Carrington, la tormenta solar de 1859 considerada la más potente registrada en la historia. En aquel momento una inmensa llamarada de solar produjo múltiples destellos brillantes de luz que alcanzó a iluminar el cielo desde Estados Unidos hasta Colombia, provocó cortocircuitos y daños en las líneas de telégrafo y causó numerosos incendios tanto en Europa como en Norteamérica.

Además, la corta distancia que existe entre TRAPPIST-1 y sus planetas, haría que las constantes llamaradas solares de esta estrella exterminen toda forma de vida en cualquiera de los astros que orbitan a su alrededor.

El 28 de febrero de 2017, la NASA anunció el hallazgo de un nuevo sistema solar conformado por siete planetas parecidos a la Tierra que orbitan alrededor de la enana roja TRAPPIST-1, que con su relativa corta edad (500 millones de años), es propicia para albergar vida. Se cree que tres de ellos cuentan con una adecuada temperatura e incluso es posible que contengan agua. Este anuncio ilusionó a millones de fanáticos de todo el mundo, quienes vieron en la noticia una remota posibilidad de que la humanidad habite en el futuro estos planetas.

¡Compártelo en tus Redes!