Aumenta la instalación de las alarmas anti okupación

Aumenta la instalación de las alarmas anti okupación

La sociedad actual ha establecido diversas prioridades en su día a día, siendo la seguridad la máxima de ellas. No son pocas las familias que deben enfrentarse a diario a variadas amenazas externas que pueden trastocar la rutina habitual a la que están acostumbradas. Es probable que la mayor preocupación existente entre la población sea el que alguien entre en su hogar y pueda destrozarla o incluso ocuparla, sin poder hacer nada para evitarlo. Es por eso que las alarmas se han erigido, cada vez más, como uno de los mecanismos más fiables y más defendidos por la población al permitirles afrontar cualquier situación que se escape a su control.

Estos mecanismos son especialmente útiles para aquellas personas que posean una segunda vivienda o deban dejar sola su casa al tener que viajar por asuntos de trabajo. Actualmente, cerca de 90.000 viviendas se encuentran ocupadas de forma ilegal en España aunque, según las datos observados, parece que en los últimos años las cifras de okupación en viviendas particulares han aumentado notoriamente. Una alarma anti okupación parece ser un recurso de vital importancia para la seguridad de los propietarios, ofreciéndoles numerosas soluciones tecnológicas para frenar la intrusión de desconocidos en su hogar y evitando, de ese modo, posibles problemas de convivencia con el resto de vecinos y un ahorro en el coste.

Cómo actuar frente a una okupaciónPor desgracia, la okupación se ha consolidado como uno de los problemas más urgentes en la sociedad. A pesar de la entrada en vigor de la Ley 5/2018, modificación de la Ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil, los trámites legales llevados a cabo por los propietarios con el fin de recuperar su vivienda suelen ser largos y muy tediosos, además de conllevar un enorme coste que puede oscilar entre los 10.000-40.000. No es de extrañar, por tanto, que la enorme variedad de opciones adaptadas a las necesidades de los propietarios y a todos los bolsillos encontradas en el mercado, ha potenciado un aumento considerable de este tipo de alarmas con el objetivo de obtener la máxima seguridad posible en el hogar.

¿Cómo actuar frente a una okupación?

Una casa sin alarma anti okupas es más vulnerable a posibles intrusiones y okupaciones, ya que los propietarios solo serán conscientes de esta una vez que los okupas se encuentren dentro y sea, desgraciadamente, demasiado tarde para un desalojo inmediato. De hecho, es imprescindible que el tiempo de reacción sea el menor posible para evitar cambios en la cerradura y, de esa forma, dar una oportunidad a la Policía de proceder a la expulsión definitiva de los intrusos. Si esto ocurriese, la persona podría verse inmerso en un proceso judicial que tendería a alargarse varios años. Por el contrario, si se cuenta con una alarma, el procedimiento resulta ser mucho más simple y efectivo.

Central Receptora de AlarmasLa alarma se encuentra conectada a la Central Receptora de Alarmas y ante cualquier caso de intrusión, esta procederá a ponerse en contacto de inmediato con el propietario para verificar que este no se encuentra en la vivienda en ese momento. Una vez que se ha confirmado la posible intrusión, la Central dará aviso a la Policía o a emergencias para que se presenten lo antes posible en el domicilio y puedan desalojarlo. Para una mayor seguridad frente a estas posibles amenazas, es recomendable contar también con una alarma con sistemas de videovigilancia 24 horas, la cual permitirá demostrar con documentos gráficos la forzosa intrusión en la vivienda.

¡Compártelo con tus amigos!