EE.UU. es uno de los pocos países del mundo que juzga a menores como si fueran adultos.
Cuando Jeremiah Hill tenía 13 años mató a un hombre. Aunque a esa edad se le considera un niño, la naturaleza de su crimen hizo que fuera juzgado por un tribunal de adultos en Florida.

¿Cómo alguien tan joven se convierte en un asesino? El programa American Justice, del canal BBC Two, siguió su caso. “Podríamos haber tenido una vida mejor”, dice un primo mayor de Jeremiah y explica las dificultades de crecer en un entorno violento.

¡Compártelo en tus Redes!

VIABBC MUNDO
COMPARTIR