Las bacterias de la boca pueden ser claves para reducir la tensión arterial

Así lo sugiere la profesora Amrita Ahluwalia, experta en farmacología vascular, co-directora del Instituto de Investigación William Harvey en la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido).

Ella sugiere que los metabolitos específicos producidos por el microbioma oral (comunidad bacteriana que habita en nuestra boca) pueden ser la razón detrás del éxito de las dietas que han demostrado reducir la presión arterial.

“El éxito de la dieta DASH (Dietary Action to Stop Hypertension, traducida como Acción Dietética para Detener la Hipertensión), ampliamente reconocida por reducir la presión arterial, puede deberse a la acción de las bacterias de la boca”, sugiere la profesora Ahluwalia.

En el reciente Congreso Europeo del Microbioma que tuvo lugar en Londres, Ahluwalia explicó que las bacterias orales, ubicadas principalmente en la parte posterior de la lengua, transforman el nitrato contenido en los alimentos de la dieta en nitrito, lo que a su vez conduce a la reducción de la presión arterial a través de la producción de óxido nítrico (NO).

“Se descubrió que la magnitud de la reducción de la presión arterial era directamente proporcional al aumento de los niveles de nitrito en la circulación”, dijo Ahluwalia.

Relevancia

El hallazgo es significativo porque se ha demostrado que la pérdida de NO está implicada en las etapas tempranas de la enfermedad cardiovascular y el desarrollo de la hipertensión.

“El NO es importante para el sistema cardiovascular. En un individuo sano el NO se produce por el endotelio (tejido que recubre la zona interna de todos los vasos sanguíneos). Ejerce varios efectos protectores beneficiosos: vasodilatador, antihipertensivo y antiaterosclerótico, entre otros”.

“Por otra parte, el mal funcionamiento endotelial es una de las características de la enfermedad cardiovascular, y surge a raíz del déficit de óxido nítrico”, añadió Ahluwalia.

“Así que las estrategias que podrían reemplazar el NO perdido y recuperar los niveles biodisponibles de NO en la enfermedad cardiovascular tienen un claro potencial terapéutico”, sugirió.

Bacterias reductoras de nitrato

Determinadas bacterias que forman parte de la flora oral puede convertir el nitrato inorgánico (NO3), que se encuentra en grandes cantidades en las hortalizas de hoja verde, así como en la remolacha, en nitrito (NO2), que puede a su vez reducir la presión arterial.

Cuando los investigadores alimentaron a voluntarios sanos con dosis dietéticas de nitrato, descubrieron que no sólo las concentraciones de nitrato en sangre aumentaban, sino que también había grandes aumentos en la concentración de nitrato de la saliva.

“Se aprecian concentraciones de nitrato en saliva diez veces mayores en comparación a los niveles circulatorios y es aquí donde el nitrato entra en contacto con las bacterias”, explica Ahluwalia.

“Hay bacterias que poseen la capacidad de activar la enzima nitrato reductasa en la cavidad oral, convirtiendo el nitrato en nitrito. Una vez echa esta conversión, no puedes evitar tragar saliva y es así como vuelve a entrar en el cuerpo el nitrito”, continuó.

En conclusión, las bacterias reducen el nitrato en nitrito en la boca. La saliva rica en nitrito vuelve a ingerirse e incorporarse en el cuerpo, donde a su vez se convierte en óxido nítrico (NO) con efecto antihipertensivo.

Los investigadores confirmaron que el efecto de la reducción de la presión arterial se derivaba del nitrito de la saliva, ya que los pacientes que escupían la saliva (en lugar de tragarla), no mostraron una presión arterial más baja.

¿Qué bacterias?

Si bien todavía no conocemos con certeza las especies bacterianas de la microbioma oral implicadas en este mecanismo, Ahluwalia también compartió los hallazgos de un pequeño ensayo en el que, después de usar enjuague bucal durante una semana, se redujo sustancialmente el número de bacterias reductoras de nitrato presentes en la boca. Asimismo, un nivel más bajo de la actividad de reducción de nitrato se correlacionó directamente con un aumento marginal de la presión arterial (alrededor de 2,5-3,5 mmHg).

El resultado resalta los efectos de cómo un producto de higiene diaria puede tener un efecto adverso sobre la salud debido a su impacto sobre el microbioma.

Aunque este aumento de la presión arterial puede no ser crítico a nivel individual, “a lo mejor, a nivel poblacional es un aumento significativo porque un aumento de la presión arterial de 2 mmHg se ha relacionado con un aumento del 7% de los infartos y un 11% de las apoplejías”, dijo Ahluwalia.

Conclusión

Ahluwalia hipotetizó que el microbioma oral reductor de nitrato puede ser crítico para mantener la salud cardiovascular.

“El aumento del consumo de frutas y verduras proporciona una disminución sostenida de la presión arterial y me gustaría sugerir que puede deberse, al menos en parte, al contenido de nitrato de este tipo de alimentos”.

“Ha habido una serie de evaluaciones que demuestran que la dieta DASH contiene entre 6 y 20 milimoles de nitrato por día y sabemos con certeza que este tipo de dosis reduce la presión arterial”, concluyó.

Dicho esto, agregó: “Comer toneladas y toneladas de nitratos y olvidarse de todo lo demás es un error, de eso no trata esta investigación”. Los antioxidantes, los ácidos grasos Omega-3, el magnesio y otros nutrientes, incluidos en una dieta variada y equilibrada son, sin duda, buenos para ti.

Mikel García Iturrioz

Referencias

Kapil V, Khambata RS, Robertson A, Caulfield MJ, Ahluwalia A. Dietary nitrate provides sustained blood pressure lowering in hypertensive patients: a randomized, phase 2, double-blind, placebo-controlled study. Hypertension. 2015 Feb;65(2):320-7.

3rd Annual European Microbiome Congress. London (UK). 27-29 November, 2017.

¡Compártelo en tus Redes!