Comprueban que las bebidas azucaradas promueven el desarrollo del síndrome metabólico

Este peligroso síndrome metabólico ha sido advertido por la Universidad Autónoma de México (UNAM) después de varios años de investigación.

La incidencia de las bebidas azucaradas en el cáncer, diabetes o hipertensión

De cierto es que el consumo de bebidas azucaradas da inicio a la exteriorización del “síndrome metabólico (SM)”, definido como el encadenamiento de probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II y específicos tipos de cáncer, según lo revelado por el Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

La obesidad, triglicéridos y presión arterial alta, el colesterol elevado, la secreción excesiva de insulina o resistencia a la glucosa, enfermedades no trasmisibles reunidas en una escala de tres indicios juntos, dan al médico los fundamentos sanitarios para diagnosticar el SM, cuya incidencia en México, le posiciona en el segundo lugar en obesidad de adultos dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que se sostiene en que los antecedentes educativos y socioeconómicos son uno de sus principales detonantes.

Mundialmente, la obesidad causa alrededor de 3,500 millones de muertes al año.

La investigación

Ratas bebiendo refrescos azucarados por dos meses presentaron aumento de la grasa abdominal, triglicéridos, insulina, resistencia a la misma e intolerancia a la glucosa. Es decir, todos los signos del SM, según lo experimentado por el IFC dirigido por la doctora Marcia Hiriart Urdanivia, quien explicó el interés científico por el comportamiento de las células beta, encargadas de sintetizar y segregar la insulina, en las inflamaciones crónicas y la generación de grasa abdominal producida por adipocinas y glóbulos blancos que producen citocinas.

bebidas azucaradasLa diabetes tipo 2, aparece cuando las células beta han sido estimuladas en exceso durante mucho tiempo y se agotan, lo que las vuelve incapaces de producir suficiente insulina imposibilitando mantener la concentración de glucosa en niveles normales.

Pero, “Lo más importante es que el síndrome metabólico se puede revertir con el ejercicio y una dieta adecuada, evitando el desarrollo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer” concluye el estudio.

Políticas públicas

En México, un 70% de la población padece de sobrepeso y una tercera parte de obesidad, convirtiéndose en el primer país que sufre de estas a nivel mundial.  Según una Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT) indicó que el 33.2% de los niños, 36.3% de los adolescentes y 72.5% de los adultos padecen de sobrepeso u obesidad y que la prevalencia afecta más a las mujeres.

Es por esto que el Estado mexicano ha gravado desde enero de 2014, el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) del 10% para las bebidas azucaradas. Llevando a una caída en un 6% del consumo y al incremento en un 4% el del agua mineral.

Fiorella Espinosa de Cándido, investigadora en salud alimentaria de la ONG El Poder del Consumidor sostiene que esto es insuficiente, y que “no es suficiente un impuesto” porque lo que se requiere es “una política integral que genere una transición de esta alimentación inadecuada a una más saludable a base de alimentos frescos y nutritivos, para el consumo generalizado de la población.”.

¡Compártelo en tus Redes!