Las series de Netflix que nunca deberías ver (son pésimas)

Una lista de las series de Netflix peor calificadas por los críticos del espectáculo y que seguro no querrás ver.

Las series de Netflix que nunca deberías ver (son pésimas)

Es cierto que Netflix ha llegado a sorprendernos con algunos de sus éxitos como Stranger Things y Orange is the New Black, pero también han tenido sus fallas. Han acertado con series que nos pegan literalmente a la pantalla en espera del siguiente capítulo, pero han sido exitosos en esconder las que han sido consideradas las peores producciones de la plataforma.

Parece que Netflix funciona bajo la premisa de la famosa frase de un film de Kevin Spacey: “el mejor truco que hizo el diablo fue convencer al mundo de que no existía”. Su preocupación en ocultar sus mayores fiascos en pantalla es hasta comprensible. Después de todo a ninguna productora le gustaría admitir que alguno de sus proyectos no es perfecto.

Pero para evitarte la molestia de encontrar malos trabajos entre otros muy buenos, hacemos una lista de las series de Netflix peor calificadas por los críticos del espectáculo y que seguro no querrás ver.

Fuller House

La peor calificación del ranking de la plataforma de transmisión la tiene la nueva versión de Full House. Su principal falla, difícil de comprender, es que no cuenta con la mayoría del reparto original y que la hizo famosa.

Fuller House en Netflix

En nada le ayudan las historias que ya se han visto en otras series como Two and a Half Men, que junto a sus comentarios trillados sobre la maternidad y las risas grabadas, nos hacen recordar lo visto en las últimas cuatro décadas. Carente de una propuesta sólida, no nos muestra una perfectivas distinta a las historias de amor y unidad familiar ya vistas en la televisión.

Gypsy

Los intentos de crear un misterio atractivo quedaron opacados por una trama superficial que incluye elementos ya vistos en otras series. Gypsy es una de las obras peor catalogadas de Netflix. Historias sin trascendencia en el hilo narrativo, que no van a ninguna parte es un despilfarro a las capacidades de Naomi Watts, quien interpreta a una psicóloga que se vale de distintos métodos para invadir la intimidad de sus pacientes y conocerlos mejor.

Gypsy en Netflix

Además de la protagonista, destaca la participación de Billy Crudup, que interpreta a su esposo, sin embargo, esto no es suficiente para superar apenas el 25% de aprobación en Rotten Tomatoes.

Neo Yokio

Es difícil comprender a dónde quería llegar Ezra Koening con su primer trabajo animado. Aunque algunos la defiendan, esta obra es considerada un fracaso para el vocalista de Vampire Weekend, quien ni siquiera supo tapar con ironías lo ilógico se su proyecto.

Neo Yokio en Netflix

El anime trata de un chico millonario, inconforme con el mundo, al que no le basta con vivir entre la banalidad del glamour y la moda. Por si fuera poco, lo dotó de poderes que lo enfrentan contra personajes inverosímiles que sobrepasan lo absurdo y rayan en lo ridículo. Realmente no hay perder el tiempo en verla.

Marco Polo

El fracaso de Marco Polo se hizo tangible para Netflix, que debió cancelar el proyecto que le generó pérdidas por 200 millones de dólares.

Marco Polo en Netflix

La intención de sus creadores fue sumarse a obras como Game of Thrones o Vikingos, pero una trama aburrida sobre la participación del mercader en las políticas del Imperio Mongol, basados en hechos históricos mal expuestos, fueron en detrimento, incluso con las cortas y mediocres escenas de acción, que le jugaron en contra a la campaña de promoción.

Hemlock Grove

Muchos críticos catalogaron a Hemlock Grove como “un desastre”, sobre la que aseguran es carente de identidad, por su forma sin sentido, al presentar un intento de horror y mezclarlo con erotismo y misterio, con elementos de humor que no compaginan.

Hemlock Grove en Netflix

La historia trata de una corporación que realiza experimentos médicos con humanos, procedimientos que terminan por provocar miedo en la población. La serie de Eli Roth fracasa al exagerar los elementos fantasiosos que hacen la historia más desatinada y sin sentido.

Disjointed

El talento de Kathy Bates parece desperdiciado en esta serie que intenta presentar una nueva sociedad estadounidense en el que se aprueba y promueve el uso de la marihuana recreativa. Apenas se estrenó en la plataforma de transmisión, Disjointed fue bombardeada por la crítica negativa.

Disjointed en Netflix

Se aplaude su intento por evitar los paradigmas de este tipo de obras, pero finalmente cae en el estereotipo del “fumado” y sin reivindicar al grupo que intentan personificar.

Real Rob

Tras una serie de fracasos en el cine, Rob Schneider decidió lanzar su propia serie de televisión, para interpretarse a sí mismo tal cual es. En Real Rob presenta un compendio de escenarios por los que debe pasar en su día a día, pero las fuertes críticas dejan claro que se trató de un terrible error.

Real Rob en Netflix

La irrelevancia de su trabajo, que pareciera hacer retroceder la comedia en los Estados Unidos, confirman su época en la que compartía escena con Adam Sandler, en la que fue calificado como uno de los peores comediantes del país.

La capacidad generadora de contenidos de Netflix supera sus promociones, por lo que es posible que ni nos enteremos de muchas de sus producciones, las cuales quedarán para el olvido y es mejor que sea así. Como otras productoras, Netflix promociona sus éxitos e intenta que no sepamos de sus fracasos, lo cual no es criticable, lo importante es tener en cuenta las reseñas y comentarios la audiencia, antes de optar a ver alguna de sus series o películas, a riesgo de gastar el tiempo en ver algo que no valga la pena el trasnocho.

¡Compártelo con tus amigos!