La leche de ornitorrinco podría ser un poderoso antibiótico para combatir superbacterias

Un grupo de científicos australianos realizó un estudio que comprobó, finalmente, que la leche de este mamífero semiacuático cuenta con una intensa proteína antibacteriana.

La leche de ornitorrinco podría ser un poderoso antibiótico para combatir superbacterias

Aunque los seres humanos se acostumbraron a, en su rutina diaria, ingerir leche de animales, se conoce que esta no tiene ningún efecto sobre la salud. La que más se bebe en todo el mundo es la de vaca, y a su alrededor giran diversas teorías. Algunas afirman que el sano crecimiento de los huesos pasa por tomar leche de vaca durante la infancia, mientras que otras difieren alegando que se trata de una fuente de grasa dañina cuyo consumo forma parte de campañas publicitarias del Gobierno de Estados Unidos en la década de 1920. De hecho, nuestro cuerpo tuvo que aprender a digerir la leche de vaca, y actualmente solo el 35% de la población es capaz de hacerlo.

El ornitorrinco: la superestrella con leche antibacteriana

Hasta ahora no hemos probado la leche de muchos animales. Pero, ¿qué beneficios pudiera aportar, por ejemplo, la de ornitorrinco? Investigadores de la Australia’s National Science Agency, CSIRO, se hicieron la misma interrogante y realizaron estudios para tratar de responderla. Los mismos arrojaron que la leche de este mamífero posee una proteína que es capaz de dar pelea a las superbacterias.

La leche de ornitorrinco, el único mamífero capaz de poner huevos, se viene analizando desde 2010. Sin embargo, fue este 2018 que logró detectarse la proteína que puede servir para crear nuevos antibióticos.

Un mamífero monotrema y la crisis de antibióticos

Una característica muy especial del ornitorrinco es que son monotremas. ¿Qué significa? Que son capaces de poner huevos y producir leche a la vez. Lo más extraño es que no tienen pezones, pero su sistema concentra la leche en su estómago y la trasfiere a los bebés en forma de sudor. Los científicos aseguraron que esta forma de alimentación tiene poderosas propiedades antibacterianas.

La explicación de que la leche tenga estas características es sencilla. Los animales desarrollaron pezones como una forma segura de alimentar a sus crías; es decir, sin riesgo de que la leche se contamine. Como el ornitorrinco carece de ellos y debe dar leche a sus pequeños por medio de la secreción, entonces desarrolló este sistema que protege a la leche de las bacterias.

Este descubrimiento no pudo haber ocurrido en mejor momento. Y es que muchas bacterias se han vuelto resistentes o inmunes a los antibióticos, convirtiéndose en súper bacterias. Se estima que para 2050 las superbacterias acabarán con la vida de más personas que las diferentes formas de cáncer. Por otro lado, el veneno que producen los ornitorrincos machos a través de los espolones de sus patas también está siendo analizado, ya que produce una hormona que estimula la liberación de insulina.

Pero no solo el ornitorrinco está siendo protagonista de posibles avances médicos. Las secreciones de las hormigas y la sangre de los dragones de Komodo también cuentan con cualidades antibacterianas que están siendo objeto de estudio.

¡Compártelo con tus amigos!