En la ciudad de Richmond (Canadá) ocurrió un incidente mientras un grupo de personas fotografiaba un león marino que nadaba cerca al muelle. El animal se aproximó y observó a una niña sentada en el borde del muelle, pero lo que ocurrió enseguida nadie lo imaginó. El leon marino saltó hacia la pequeña, la tomó con sus dientes del vestido y la arrojó al agua. La intervención oportuna de un familiar evitó que el incidente pudiera haber terminado en tragedia.

¡Compártelo en tus Redes!