Descubren en la sangre de las llamas la clave para curar todos los tipos de gripe

Descubren en la sangre de las llamas la clave para curar todos los tipos de gripe

Pocos pensarían que la nueva aliada de los científicos estadounidenses para desarrollar tratamientos que puedan curar la gripe, es nada más y nada menos que una llama. De hecho, la sangre de este mamífero sudamericano tiene poderosos anticuerpos que se utilizaron para desarrollar una nueva terapia con la que se espera se puedan combatir todos los tipos de gripes, incluyendo las tan temidas pandemias.

Básicamente la humanidad ha lidiado con la gripe desde sus inicios porque este virus es capaz de cambiar de forma para engañar a nuestro sistema inmune, lo que disminuye la efectividad de las vacunas, razón por la que cada temporada de invierno se necesita una nueva inyección para prevenirla.

Pero la ciencia parece haber encontrado la clave para acabar, de una vez por todas, con las muy diversas clases de gripes, no importa de dónde provenga o cuántas veces mute. Y es la llama, conocida por su lana, la protagonista de ese descubrimiento.

Estos animales, oriundos de Los Andes, producen anticuerpos mucho más pequeños que los de los seres humanos.

la efectividad de las vacunas
Las vacunas contra la gripe no siempre son efectivas.

Hay que recordar que los anticuerpos, las armas que utiliza nuestro organismo para protegernos de infecciones, se adhieren a las proteínas que salen de la superficie del virus con el objetivo de reconocerlo y combatirlo. Luego de adherirse, tienden a atacar las puntas de esas proteínas. No obstante, esa es precisamente la parte del virus que muta con mayor rapidez.

Por el contrario, los anticuerpos de la llama aprovechan su diminuto tamaño para escabullirse y atacar de manera más profunda las partes del virus de la gripe que no pueden cambiar.

Anticuerpos en prueba

Científicos del Instituto Scripps, de California, infectaron a varias llamas con distintas cepas de gripe para ver cómo reaccionaba su sistema inmune.

También analizaron la sangre de este animal, perteneciente a la familia de los camélidos, para ver si encontraban anticuerpos potentes capaces de atacar las diferentes variaciones de la gripe.

Anticuerpos en prueba
El virus de la gripe es capaz de cambiar con rapidez las puntas de las proteínas que sobresalen de él.

Finalmente escogieron cuatro en específico para desarrollar un anticuerpo sintético, que combinaba elementos de cada uno. Para medir su eficacia, se probó en ratones a los que previamente se les había administrado dosis letales de gripe.

El profesor Ian Wilson, que forma parte de equipo de investigadores, comentó durante una entrevista con la BBC que los resultados fueron “muy efectivos”, pues de 60 virus utilizados solo uno no pudo ser neutralizado, pero ese en específico no afecta a los humanos.

Tal y como explicó el científico, la finalidad de este experimento es encontrar un método cuya eficacia sea la misma de estación a estación y que proteja al individuo ante posibles pandemias.

Los primeros resultados del estudio se publicaron en la revista Science, aunque todavía se encuentra en fase inicial y se requieren realizar más pruebas para poder comenzar a pensar en ensayos clínicos con humanos.

Todos lo esperan con ansias

Los anticuerpos sintéticos creados por los científicos se administraron en los animales utilizando dos técnicas diferentes. A uno se los inyectaron y a otros se los aplicaron a través de una terapia genética.

tratamiento basado en los anticuerpos de las llamas
Las llamas son uno de los cuatro tipos de auquénidos o camélidos sudamericanos.

Los expertos indicaron que las instrucciones genéticas para desarrollar el anticuerpo iban incluidas en un virus inocuo (que no daña el sistema), con el que luego se infectó a los ratones por sus narices.

Los resultados demostraron que las células que revisten la nariz comenzaron a producir por si solas el anticuerpo contra la gripe. Una de las ventajas de esta terapia en progreso es que puede funcionar en personas de edad avanzada.

Específicamente porque con la edad nuestro cuerpo vuelve menos efectivas las vacunas estacionales contra la gripe, por el deterioro natural de nuestro sistema inmunitario. Lo mejor de este tratamiento basado en los anticuerpos de las llamas es que no tiene que entrenar a nuestro sistema inmune.

Sus aplicaciones son prometedoras, tanto que Jonathan Ball, profesor de la Universidad de Nottingham, dijo a la BBC que:

“Tener un tratamiento que pueda funcionar en una variedad de cepas diferentes del virus es algo muy anhelado. Es el Santo Grial de la gripe”.

Muchos están interesados porque el tratamiento funcione, pero todavía queda mucho camino para ver si terminará siendo un éxito y, de ser así, cuánto costaría su producción masiva.

¡Compártelo con tus amigos!