Los ricos viven más tiempo que los pobres, pero no tanto como se creía

Investigadores daneses determinaron que la diferencia en la esperanza de vida resultó excesiva debido a una equivocación en los cálculos.

Los ricos viven más tiempo que los pobres, pero no tanto como se creía

Un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, afirma haber comprobado que la correlación que generalmente se establece entre la riqueza de un individuo y su mayor tiempo de vida es un mito.

De acuerdo al estudio, cuyos resultados fueron publicados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, por sus siglas en inglés), la disparidad entre la longevidad de los adinerados y de los pobres realmente no es tan amplia.

Movilidad social

Expertos de Harvard demostraron en 2016 que un hombre de 40 años que devenga una alta suma de dinero al año puede llegar a vivir seis años más que un hombre de igual edad pero con pocos ingresos. No obstante, según indican los investigadores daneses este cálculo no tuvo en consideración la movilidad entre clases por ingresos. Es decir, la gente pobre no necesariamente viven pobres toda su vida, y así mismo ocurre con los ricos.

Para dar crédito a su discutible hipótesis, el grupo de daneses analizó datos estadísticos entre los años 1980 y 2013 sobre enfermedades, esperanza de vida y mortalidad, asociados a las retribuciones económicas de los daneses que murieron durante este período. Y con los nuevos registros conseguidos, el panorama cambió rotundamente.

Al tener en cuenta la movilidad social, se obtuvo un resultado que revela nuevas cifras: la esperanza de vida de los hombres ricos es de 77,6 años, superando solo 2,4 años a los hombres pobres. Por su parte, las mujeres con mayores ingresos registraron una longevidad de 2,2 años por encima de las más pobres.

Las ventajas de los ricos

Si bien la brecha ahora se redujo solo a la mitad de lo calculado en 2016, los expertos deducen también que la desigualdad en la esperanza de vida entre los distintos sectores sociales ha aumentado en los últimos 30 años, aun cuando Dinamarca es un país reconocido en el mundo por su eficiente sistema de atención médica y bienestar. Este incremento se debe al hecho de que los más ricos pueden tener mayor accesibilidad a novedosos tratamientos y a programas avanzados de prevención de enfermedades.

¡Compártelo con tus amigos!