Científicos tienen malas noticias para las personas con ojos marrones

En caso de vivir en un lugar en donde el invierno llega con la implacable falta de sol y si está abrumado por la tristeza cuando se presenta la estación más oscura del año, entonces la causa del estado de ánimo podría estar en el lugar menos imaginado: en el color de los ojos.

Investigadores de la Universidad de Gales del Sur (USW) descubrieron que las personas con ojos marrones son más propensas a sufrir del trastorno afectivo estacional que por lo general se manifiesta más en otoño o invierno. El padecimiento también puede presentarse en verano, sin embargo, en más conocido como la depresión invernal.

La conferencia de la Sociedad Británica de Psicología fue el escenario elegido para dar a conocer los resultados del estudio.

Para llegar a esta conclusión los científicos entrevistaron a 175 estudiantes de la referida institución académica y de la Universidad Girne American, en Chipre del Norte. Los expertos no encontraron una relación entre las diferencias anímicas o los orígenes geográficos. No obstante, sí la encontraron por la variación del color de los ojos.

las personas con ojos marrones son más propensas a sufrir del trastorno afectivo estacional Menos luz en el cerebro

La melatonina es una de las razones por las que las personas con ojos marrones tienen un mayor riesgo de sufrir de la depresión invernal. Esto ocurre debido a que sus niveles disminuyen con la entrada de luz en el cerebro.

El profesor Lance Workman explica: “debido a que a través de los ojos azules entra más luz en el cerebro, es posible que esto conlleve a una reducción más grande de melatonina en el transcurso del día. Es decir, las personas con ojos claros tienen menos probabilidad de sufrir este trastorno”.

Un dato importante que descubrieron los científicos es que la incidencia de la depresión estacional es un 40% mayor en las mujeres que en los hombres. La información se deduce de otra investigación que fue presentada en la conferencia y que se realizó a través de una encuesta online en la que participaron 2.031 adultos. Es decir, por cada 100 hombres con el trastorno había 140 mujeres padeciendo el mismo problema.

¡Compártelo en tus Redes!