¿Cómo saber si un negocio tendrá éxito o fracasará? Con este método podrás descubrirlo

Método Ryan Holmes

¿Es posible que exista una fórmula para saber qué negocios tienen buena pinta y cuáles fracasarán? Esta es una pregunta que muchos se hacen y que pocos han respondido. Pero, según el canadiense Ryan Holmes, la respuesta es muy sencilla. Y no está basada en ningún esquema científico ni tampoco se necesita ser un experto en finanzas para entenderla. Holmes sabe del tema porque es fundador de Hootsuite, una popular plataforma para administrar redes sociales.

A su juicio, siempre es necesario aplicar un método para evaluar si invertir o no en una idea o negocio, uno que él mismo usa. Así lo explicó en una publicación en Medium.

¿Cuál es ese método?

Holmes aseguró que para saber si una idea se convertirá en un negocio que genere buenas ganancias, hay que hacer un buen análisis. Este incluye tres palabras, todas con la letra T.

1. Talento

Las buenas ideas para negocios abundan y se pueden conseguir en cualquier parte. Pero lo contrario ocurre con las personas talentosas y dedicadas, que son difíciles de hallar.

El empresario  escribió al respecto: “Al evaluar un negocio siempre empiezo analizando al emprendedor y al equipo detrás del esfuerzo. Para mí es primordial que haya una dedicación fanática”.

Holmes indicó que una de las tareas más difíciles que enfrentan los empresarios es el proceso de creación. Partiendo de esa idea precisó que para ser exitoso hay que invertir tiempo y, además, tener versatilidad para poder desempeñar cualquier tipo de funciones.

Por otro lado, comentó que un buen emprendedor siempre busca la manera de resolver cualquier inconveniente que se le ponga al frente y evita pagarle a otro para que lo haga. Otro elemento que los define es su capacidad de perseverar hasta hallar la solución a su problema.

Ryan Holmes
Ryan Holmes

Entonces, los emprendedores, capaces de hacer lo que se les pida o propongan, son esenciales para cualquier empresa, sin importar su estado.

2. Tecnología

El tema tecnológico, enfatiza el inversor, no es algo que debe considerarse a último momento. Más aún cuando el concepto del negocio está vinculado a la tecnología, como en el caso de aplicaciones móviles, por ejemplo.

Para Holmes todo es importante, desde la ingeniería, hasta las tuercas, pernos y códigos que conforman un negocio, tanto como la idea en sí misma, si acaso no más. Una de las fórmulas más utilizada en el mundo de los negocios nacientes, según el creador de Hootsuite, es que mientras una persona se encarga de la tecnología, otra se dedica al resto de los elementos del negocio. Esto tiene un simple objetivo, el de abordar cualquier problema técnico desde temprano.

3. Tracción

Hay que hacerse dos preguntas importantes: ¿Hay clientes? ¿Cuánto dinero he recaudado?Para Holmes la mejor validación que puede tener un negocio es contar con usuarios reales, que además estén dispuestos a pagar.

Un inversionista siempre se mostrará más abierto a la idea de poner dinero en algo que ya se ha probado que en una idea que solo está plasmada en el papel. “Un plan viable”,  ese es un elemento que considera esencial e imprescindible como parte de la tracción, lo que, a su vez, hará que se “corra la voz” entre clientes.

Entonces, ¿qué se necesita para que un negocio escale? Este inversionista enfatiza en la necesidad de crear mecanismos de intercambio viral para los productos, con ayuda de softwares. Básicamente hacer publicidad con mucho énfasis, lo que en marketing se conoce como “factor K”, que describe la tasa de crecimiento de un sitio web y que usa una fórmula muy específica.

Todo puede fallar

Aunque Holmes admite que, aunque muy bueno, el método de las tres “T” no es del todo infalible. Para ello contó que hace años ayudó a construir una aplicación de viaje que terminó siendo rechazada por no cumplir con los requisitos de prueba.

Esa aplicación era Uber, que hoy está valorada en, al menos, 50.000 millones de dólares. Finalmente el creador de Hootsuite insistió en que a pesar de contar con las tres “T” (talento, tecnología y tracción), una buena idea puede fallar.

¡Compártelo en tus Redes!