¿Es el miedo determinante del accionar humano? / Coaching

El mundo actual, la civilización del siglo XXI, está en constante transformación y evolución. Las creencias, costumbres y hasta la jerarquización de los valores han ido cambiando con el transcurrir del tiempo. Mientras en las épocas antiguas de la humanidad, grandes civilizaciones se vieron involucradas en grandes decisiones o situaciones y hasta en conflictos bélicos por un factor determinante “El Amor”.

Nos encontramos así una variedad de eventos que van desde la célebre invasión y conquista de Troya por parte de los Griegos, pasando por las Cruzadas y su amor a Dios y por la Tierra Santa, hasta decisiones de vida o muerte como Romeo y Julieta quienes al ver como las adversidades se interponen se inmolaron por amor.

Con la llegada de la modernidad y  su enorme cantidad de avances, que han hecho la vida más cómoda y placentera, los seres humanos han  tenido un cambio en su accionar. Su principal actividad ya no es de preservarse asegurando los medios para subsistir, o  la de descubrir nuevos mundos, o crear nuevas cosas, simplemente nos dedicamos, por el miedo los cambios, a conservar los ‘status quo’ donde nos desenvolvemos.

¿Hacia qué polo te mueves?

Los Neuro Científicos así como los grandes investigadores de la conducta humana han escrito teorías y postulados sobre cuales son esas motivaciones que hacen activar el accionar del hombre moderno. Uno de ellos es el señor Anthony Robbins, quien basándose a su vez en las teorías del psicólogo Abraham Maslow ha propuesto que las necesidades humanas son:

Necesidades fundamentales: Seguridad, Variedad, Importancia, Amor/Unión

Necesidades superiores o espirituales: Crecimiento, Contribución

También señala Tony Robbins que: “Cada uno de nosotros tiene una manera personal de satisfacer sus necesidades. Estas diferentes formas pueden ser constructivas, destructivas o neutras”.

Estos dos autores cuando formularon su teoría se basaron en  muy probablemente en la observación del hombre antiguo y  definieron la seguridad como la necesidad  física y muy probablemente, es mi juicio, pensada en la necesidad de supervivencia a los elementos de la naturaleza, así como a la satisfacción las necesidades bilógicas básicas del ser humano,  hoy cuando no tenemos que cazar, ni pelear por nuestro amor, ni construir con nuestras propias manos los artículos que requerimos sino que podemos adquirirlos en el mercado, en ese conglomerado de ofertas y demandas de producto, ese mismo ente invisible que con su mano nos mueve a sentir la necesidad de comprar o a desear cosas que realmente no requerimos.

Hoy también requerimos de seguridad psicológica, de sentirnos protegidos de posibles agresiones o de agentes externos o internos que pongan en zozobra nuestra comodidad. Queremos a toda costa evitar sentir miedo, desea el hombre moderno evitar la incertidumbre, el miedo a lo desconocido y el miedo a perder lo que posee, por lo tanto no se arriesga por lo que sus niveles de querer  emprender nuevas cosas son muy bajos.

Plantea Tony Robbins que las personas se mueven siempre evitando el dolor ya sea acercándose al amor o alejándose del dolor. Lo cual me  lleva a explicar siempre que no es una frase para analizarla desde la mente racional matemática de la mente humana cargada de las teorías de sir Isaac Newton. No es una frase que implique una relación de inversamente proporcional,  es decir, que una persona se aleje  del polo donde ha situado su  dolor no significa que automáticamente se dirija hacia el polo del amor ya que simplemente puede  estar haciendo acciones movidas por el combustible llamado miedo para alejarse de las cosas que le afecten su seguridad.

¿Y a ti, te mueve el miedo?

Hay muchas definiciones del miedo siendo las más utilizadas: Los biólogos aseguran que el temor es una forma de adaptación y un mecanismo de supervivencia que permite al hombre enfrentar de una manera adecuada la realidad que enfrenta. De acuerdo con  la psicología, el miedo es un estado necesario para lograr que el organismo se adapte al medio que lo rodea.

Desde el punto de vista sociocultural, las corporaciones y empresas saben que estas emociones forman parte de nuestro carácter como individuos, como organización social y nos permiten avanzar con el fin de desarrollarnos  como comunidad. En tal sentido el famoso motivador y escritor Jürgen klaric en su famoso libro Véndele a la mente no  a la gente señala que:

A medida que las sociedades van perdiendo parte de sus valores fundamentales las personas se vuelven más consumistas.” Luego plantea “Y esa es la realidad porque los bienes materiales han sido creados para ir cubriendo inseguridades y vacios que se generan en algunos momentos de nuestras vidas”

Este autor plantea que en la medida que las personas sienten miedo aumentan sus deseos de comprar bienes y servicios como una forma de reducir sus niveles de miedo y asegura que

“Los miedos generan vacíos y carencias en las vidas de los seres humanos”

Para Jürgen Klaric todo accionar de una persona adulta o no va a estar activada por la necesidad de llenar ese vacío de seguridad, no importando si la carencia es real o impuesta por la sociedad como  respuesta al consumismo. Así una dama compra maquillaje por miedo a la vejez o un hombre gasta enormes cantidades de dinero en equipos para hacer ejercicio cuando tiene el miedo a perder su salud.

En materia de liderazgo también he observado el cumplimiento de esta teoría de Jürgen cuando muchas personas que tienen la responsabilidad de dirigir naciones, regiones o empresas sus decisiones son profundamente racionales desde la emoción que los domina. Muchas veces no logramos comprender las razones que lo llevan a invadir o atacar a  una nación vecina, a tomar medidas proteccionistas a  determinados rubros que se producen en países vecinos  y los argumentos son totalmente emocionales y no otro que el miedo a perder poder, el miedo a ser visto como débiles  por parte de sus connacionales.

En el caso de las empresas en las cuales tenido el honor de hacer Coaching organizacional he notado, sobre todas aquellas que están en la transición de empresa familiar a grandes empresas, que muchas de las decisiones de sus dueños o CEO son activadas por el miedo.

Les cuesta innovar por miedo a que el nuevo producto no sea bien recibido, o el miedo a perder mercado, los hace disminuir la calidad de los productos para mantener precios bajos y vender los mismos niveles, y donde mas he sentido ese miedo de los lideres gerentes es a la incorporación de nuevas personas, con nuevos conocimientos y habilidades que los fundadores o personal antiguo no dominan.

¿Y cuál es tu miedo? Qué te hace ser como eres, cuál es esa carencia que te hace tener una comunicación agresiva,  Recuerda que el miedo al cambio es el mayor de todos.

Norberto Peña Quintero

¡Compártelo en tus Redes!