Descubren un método para obtener un mineral que puede descontaminar la atmósfera

Investigadores descubrieron recientemente cómo emplear microesferas de poliestireno para, después de 72 días, formar magnesita. Este mineral es capaz de absorber el dañino CO2 de la atmósfera.

Descubren un método para obtener un mineral que puede descontaminar la atmósfera

Según un estudio presentado en la conferencia Goldschmidt de Boston y que recogió el portal Phys.org, un grupo de científicos realizó un experimento que dio como resultado la creación de un mineral llamado magnesita, a partir de esferas de poliestireno como catalizador, y cuyo potencial radica en su eficacia para eliminar CO2 de la atmosfera. Si se emplea a gran escala, podría ser capaz de reducir las incidencias que tienen los gases del efecto invernadero y hacer frente al cambio climático.

Se trata de una buena noticia para los expertos, que desde hace años buscan la forma de combatir el calentamiento global a partir de la erradicación de C02 (dióxido de carbono) de la atmosfera, pero que estaban limitados por factores tecnológicos y de tipo económico.

En la naturaleza tarda más

La magnesita tiene la propiedad de absorber y almacenar el CO2, pero tarda cientos de miles de años para formarse en la naturaleza, así lo explicó Ian Power, líder del proyecto, quien también es profesor de la Universidad de Trent, ubicada en Ontario, Canadá. No obstante, este conjunto de expertos encontró una manera de sintetizar una forma más económica y  mucho más rápida de producir este mineral.

Entonces, tal y como destacan los responsables de este proyecto, una tonelada de magnesita es capaz de deshacerse de media tonelada de dióxido de carbono. Pero como la naturaleza es muy lenta en su formación, los científicos usaron este polímero como catalizador para crearla en 72 días.

Magnestina
Sedimentos de magnesita, Columbia Británica, Canadá
trentu.ca / Dr. Ian Power

La ciencia lo hace posible

También señala el estudio que el proceso se realiza en un lugar a temperatura ambiente, así que básicamente la forma en la que se produce la magnesita es muy eficiente, en lo referente al consumo de energía.

Finalmente los expertos destacaron que se trata de un proceso en fase experimental que debe ampliarse para asegurar que esa magnesita pueda, efectivamente, usarse para atrapar dióxido de carbono. Por otro lado, acotan que eso depende de diversas variables, que incluyen el costo del carbono y también el perfeccionamiento de esa tecnología. Pero lo que sí se sabe es que la ciencia puede resolverlo.

¡Compártelo con tus amigos!