Morir puede resultar una experiencia

Un equipo de psicólogos en Estados Unidos ha indicado que la muerte puede resultar siendo una experiencia más positiva de lo que la mayoría de personas se imagina, publica el portal Science Daily.

Durante la elaboración del estudio, cuyos resultados fueron publicados en la revista ‘Psychological Science’, los expertos llevaron a cabo dos pruebas. En el primer caso gente que padecía de enfermedades terminales compartían sus ideas y pensamientos en blogs a través de al menos 10 publicaciones escritas a lo largo de 3 meses. Los investigadores compararon su contenido con el de los voluntarios que debían imaginar que habían sido diagnosticados de cáncer terminal.

En el segundo caso se hizo una comparación entre las últimas palabras de los convictos condenados a pena de muerte y las de los voluntarios.

Emociones positivas antes de morir

Los psicólogos analizaron tanto los textos reales como los inventados, basados en las palabras que expresaban emociones, como ansiedad, miedo, terror, amor y felicidad. Los resultados revelaron que las personas que se encontraban a punto de morir manifestaron en sus escritos emociones más positivas y menos negativas que aquellas que lo simularon.

Además, cuando los enfermos terminales se acercaban más al momento de su muerte, aumentaron los mensajes positivos en sus blogs. Al igual que los reos, los enfermos se centraban más en asuntos como la familia y la religión.

Según el profesor Kurt Gray, de la Universidad de Carolina del Norte, en nuestros pensamientos “el proceso de morir es solitario y no tiene sentido”. No obstante, “las publicaciones finales de pacientes terminales y las últimas palabras de los reos condenados a pena de muerte están llenas de amor, conexión social y sentido”.

La investigación ha revelado finalmente que “el proceso de morir es menos triste y aterrador, y más feliz, de lo que se piensa”. De hecho, el profesor Gray ha señalado que aunque una disposición positiva “parece extraña en alguien quien está a punto de morir”, los resultados sugieren que se trata de una actitud “bastante típica”.

¡Compártelo en tus Redes!