6 de las normas más insólitas del mundo deportivo

La mayoría de deportes tiene reglas tan extensas que, en algunas ocasiones, los árbitros o jueces se ven en la necesidad de revisarlas para poder actuar en consecuencia de algún caso extraño.

6 de las normas más insólitas del mundo deportivo

Uno de los elementos que escuchamos con mayor frecuencia en un partido de futbol, además de las faltas o infracciones, es el fuera de juego o posición adelantada. Y, aunque muchos no terminen de comprender su significado, se trata de una de las normas más mencionadas del balompié.

Pero también existen otras que probablemente pocos conozcan, como cuando un autogol no califica como tal o lo que pasa cuando el balón entra en la arquería desde los laterales, lo que se conoce como saque de banda.

La explicación es muy sencilla, mientras que un fuera de juego lo podemos ver varias veces durante los 90 minutos que dura un partido, los otros dos casos poco se repiten.

Y esto no pasa solamente en el fútbol, sino en otros deportes. La mayoría tiene reglas tan extensas que, en algunas ocasiones, los árbitros o jueces se ven en la necesidad de revisarlas para poder actuar en consecuencia de algún caso extraño.

Te contamos algunas de las normas más raras del mundo del deporte:

1. El autogol anulado

Todos conocen el autogol, un vergonzoso error que puede pasarle hasta al jugador más experimentado. Pero, cuando un futbolista patea un tiro libre directamente a su propia portería y el balón entra en el arco sin que nadie lo haya tocado, no contará como tal. En este caso el árbitro lo anulará y el equipo contrario tendrá derecho a un tiro de esquina.

Esta regla también aplica en el caso de los tiros libre indirectos o los saques de esquina.

2. Todo puesto

En el tenis también hay reglas un tanto absurdas. Sin un jugador comienza un partido con una ropa y determinada cantidad de prendas, deberá terminarlo en las mismas condiciones, incluyendo los gorros.

El reglamento establece que si un tenista pierde el gorro, entonces tendrá que repetirse el punto. Y este caso pudo evidenciarse en 2012, cuando le ocurrió a Andy Murray, jugador británico, durante el Open de Estados Unidos.

3. A la derecha

El Polo pudiera considerarse como un deporte un tanto discriminatorio por una simple razón, y es que los zurdos tienen una cierta desventaja al momento de golpear la pelota. Aunque, en realidad, se trata de un elemento necesario para que el juego fluya.

En el reglamento se indica que, en teoría, el tazo o mazo con que se pega a la pelota debe ser sostenido por los jugadores con la mano derecha.

4. Torso cubierto

Es común que en el fútbol veamos a jugadores subirse o sacarse la camiseta para celebrar un gol, acto que trae consigo una tarjeta amarilla segura. Sin embargo, en el atletismo las sanciones son, sin lugar a dudas, mucho más rigurosas.

Prueba de ello fue el caso del el francés Mahiedine Mekhissi-Benabbad, quien logró sortear en el año 2014 los 3.000 metros de carrera con obstáculos y ganar el campeonato europeo de atletismo, pero fue descalificado.

Mekhissi-Benabbad llevaba una considerable ventaja cuando tomó la peor decisión de su carrera, y decidió sacarse la camiseta cuando le faltaban tan solo 100 metros para llegar a la meta en modo de celebración. Sin embargo, este sencillo acto, tan normal en otros deportes, le costó la victoria de su vida.

5. Del otro lado

Una de las reglas más conocidas del tenis es que el jugador debe regresar la bola antes de que rebote dos veces en su lado de la cancha. Pero quizás muchos desconozcan otra muy singular de este deporte, y es que es completamente válido que, para evitar que eso ocurra, un tenista pueda jugar hasta en el campo de su rival.

Esto pasa exactamente cuando la pelota regresa a su lado de la cancha, luego que ya rebotó en el lado contrario. Un poco confuso, pero todo se trata del efecto de rotación con el que se realiza la jugada. Pero hay un detalle: el tenista no puede saltar la red, así que en la mayoría de los casos ese punto se pierde.

6. Ponchado sin un sólo lanzamiento

Y el béisbol no puede quedar atrás, pues también hay normas que totalmente desconocidas. Cuando un jugador no quiere ocupar su posición en lo que conocemos como caja de bateo, por cualquier razón, puede ser ponchado sin siquiera haber lanzado.

Realmente no es algo que ocurra con mucha frecuencia, pero cuando un jugador se encuentra fuera de la zona marcada para recibir la bola, entonces el árbitro tiene la competencia para sancionarlo. De hecho, la regla conocida como 6.02 (c) se aplica con mayor frecuencia en las ligas menores, en busca de acelerar la acción. Sin embargo, poco se ve en las Grandes Ligas.

Pero si un jugador toma la determinación de demorar el juego y no ubicarse dentro de la zona de bateo, entonces el umpire puede sancionarlo con strikes, incluso hasta cumplir los tres que lo dejen fuera de turno.

¡Compártelo en tus Redes!