Las mejores opciones para pedir un préstamo o un crédito online

Sin duda alguna, son muchas las situaciones en las que nos podemos encontrar hoy en día que hagan necesario pedir un préstamo. Por ejemplo, una avería imprevista en el hogar o con nuestro coche al que tengamos que hacer frente, un nuevo máster para continuar nuestros estudios con el objetivo de conseguir un empleo mejor o incluso la posibilidad de hacer el viaje de nuestros sueños (una de esas situaciones que solo pasan una vez en la vida y que no podemos dejarlas escapar).

A pesar de ello, hasta hace relativamente poco tiempo pedir cualquier tipo de crédito, independientemente de la cantidad total del mismo y de las condiciones para obtenerlo, era sinónimo de tener que emplear mucho tiempo en papeleos y en burocracia sin tener la seguridad de que finalmente nos iban a conceder ese préstamo. No obstante, gracias a Internet, cada vez son más las opciones que tenemos a nuestra disposición con las que no solo conseguiremos ese dinero extra para hacer frente a cualquier eventualidad que pueda surgir sino con los que veremos que todo son facilidades desde el primer momento.

De hecho, muchos de los bancos más conocidos de nuestro país también se han unido a estas nuevas modalidades para poder hacer frente a las demandas de los clientes. Unos clientes que no quieren perder su tiempo con los trámites casi infinitos de muchas solicitudes de préstamos. Por ese motivo, a continuación vamos a hablar de cuatro opciones que tenemos a nuestra disposición a la hora de solicitar un crédito:

ING DIRECT

En primer lugar, vamos a hablar de los préstamos ING DIRECT Online, una de las entidades más recomendables cuando se trata de solicitar todo tipo de préstamos ya que tendremos a nuestra disposición numerosas opciones, sin comisiones y con ventajas que explican por qué es uno de los bancos más elegidos.

En ese sentido, con ING DIRECT podremos obtener préstamos rápidos de hasta 60.000 €, unos préstamos que recibiremos en un plazo de 48 horas y sin necesidad de hacer ningún papeleo. Simplemente tendremos que entrar en su página web, rellenar la solicitud con nuestros datos personales y adjuntar firmada la documentación que nos solicite (normalmente nuestro documento de identidad así como nuestro número de cuenta y algún documento que indique que tenemos ingresos mensuales); una documentación que podremos enviar por correo ordinario o por correo electrónico. Tras ello, y una vez se acepte nuestro crédito, ya podremos disfrutar de nuestro dinero.

Cetelem

En segundo lugar, cabe destacar los préstamos Cetelem Online, de la mano de una entidad financiera que lleva casi treinta años operando en España y Europa y que pone a disposición de los clientes numerosos préstamos que se adaptan a las necesidades de cada uno y con los que conseguiremos una financiación que será asequible para cualquier bolsillo.

Si necesitamos un préstamo para nuestro coche o moto, para hacer reformas en casa, para viajar o para asegurar el bienestar de nuestra familia en un momento determinado, Cetelem es la respuesta que estamos buscando.

BBVA y La Caixa: las opciones de dos grandes bancos

Por último, no podíamos dejar de mencionar las opciones que ponen a nuestra disposición estas dos entidades bancarias y que se diferencian de los préstamos a los que estábamos acostumbrados.

De hecho, gracias a los créditos BBVA además de tener acceso a créditos rápidos desde nuestro propio ordenador y de forma totalmente segura, todo lo relacionado con ellos serán facilidades. Entre otros motivos, podemos operar directamente desde casa, gestionando nuestras cuentas y nuestros créditos para saber en todo momento cuál es nuestra situación económica. Además, con ellos obtendremos una financiación a nuestra medida, sin trámites, con intereses muy bajos y sin letra pequeña para saber en todo momento qué estamos obteniendo y cuánto nos va a costar.

Finalmente, con los préstamos La Caixa también tendremos acceso a diferentes opciones que se adaptarán a nuestras necesidades (como por ejemplo si necesitamos un crédito para una hipoteca, un préstamo para estudiar en el extranjero, etc.). Simplemente deberemos cumplir una serie de requisitos antes de solicitarlos (si bien es cierto que algunos créditos pueden tener alguna condición adicional para poder obtenerlos):

  • Tener una edad comprendida entre los 18 y los 65 años.
  • Tener el DNI vigente.
  • Deberemos contar con una cuenta en La Caixa.
  • Deberemos aportar un número de teléfono personal.
  • No deberemos estar incluidos en ninguna lista de morosos, como por ejemplo ASNEF.

Como podemos ver, en función del dinero que necesitemos, de las condiciones de los créditos y de nuestra propia situación personal, tendremos acceso a un sinfín de opciones con las que los impedimentos económicos puntuales no volverán a ser un problema en nuestro día a día.

¡Compártelo en tus Redes!