¿Por qué las orcas están devorando tiburones blancos en Sudáfrica?

Una de las playas de Gansbaai, en Sudáfrica, es conocida por ser un área de observación de tiburones. Pero en los últimos días, esta percepción ha cambiado. Las orillas de su costa han recibido cadáveres de tiburones blancos. Llegan sin su hígado. A pesar de las horríficas escenas, se trata de un acto de biología pura.

Los tiburones son por lo general los depredadores más temidos del océano. Tanto, que en la programación de tv les dedican una semana entera, llamada Shark Week. Pero la realidad es que también ellos son un eslabón en la cadena alimenticia. Cuando se trata de especies marinas, las orcas se consolidan como el más grande depredador.

Sí, puede resultar difícil de creer para muchos. Es fácil considerar a los tiburones como los animales más temidos en el agua. Pero expertos aseguran que las orcas continúan un escalón más arriba en la cadena alimenticia.

Las costas de Sudáfrica ya han recibido gran cantidad de tiburones blancos sin hígado. El hecho de que ese órgano esté ausente es un indicador de que fueron víctimas de ataques de orcas. El hígado de tiburón posee nutrientes que las orcas buscan con frecuencia.

¿Desde cuándo las orcas comen tiburones?

La novedad es que este tipo de ataques no eran vistos con frecuencia en Sudáfrica. Pero las orcas suelen cazar de esa forma. De hecho, se conoce que son cazadores que se mueven en grupo, lo que hace que el tiburón blanco –por lo general, cazador solitario- resulte un blanco fácil. Son, además, capaces de comer casi cualquier cosa.

Las orcas son conocidas por cazar delfines. Pero científicos han encontrado dentro de ellas tanto carne de delfines como carne de otras especies. Documentales las han mostrado comiendo también leones marinos. Un documental de NatGeo de 1997 muestra imágenes de una ballena asesina comiendo un tiburón blanco. Pero si se buscan referencias más presentes, un dron capturó en video el momento en el que una orca iba tras un tiburón en el 2016.

A pesar de lo sorpresivo que resulte, las orcas sí comen tiburones. Y lo han hecho por generaciones. Lo que resulta novedoso es que ahora lo hagan en Sudáfrica. Es primera vez que se ven cadáveres de tiburones blancos en las playas de Gansbaai con tanta frecuencia. Surgen fácilmente interrogantes sobre qué ha pasado para que el comportamiento y los hábitos de las ballenas hayan cambiado.

Cambios ambientales que afectan a su comportamiento

Hay expertos que consideran que esto es consecuencia de cambios ambientales positivos. La población de tiburones ha aumentado últimamente gracias a que los animales con los que suelen alimentarse se han tildado de especies en peligro de extinción. La protección hacia ellos es mayor y permite mejores condiciones de caza en ciertas zonas para los tiburones.

Si la población de tiburones aumentó, y las orcas se convirtieron en especies protegidas, no resulta extraño que ocurran más encuentros entre ellos. Por tanto, tiburones blancos son cazados con mayor frecuencia. En conclusión, estas prácticas ya se han realizado con anterioridad, pero la gran población de estas especies hace que ahora sea más notable para nosotros.

Los ataques pueden ocurrir en escenarios iniciados por tiburones. Estos cazadores están acostumbrados a ganar sus encuentros y puede que decidan ir tras una orca. Pero ellas atacan con velocidad el punto débil del vientre de los tiburones, el sitio donde se encuentra su hígado. A pesar de tener nutrientes, puede que las orcas no lleguen a comérselo.

El comportamiento de las orcas aún no se conoce. Puede que los ataques al hígado se realicen para derrotar rápidamente al enemigo y consumir nutrientes en el proceso. Pero también existe la posibilidad de que se encuentren jugando con una de sus víctimas.

Aunque sean una especie de gran belleza, son también asesinos por naturaleza. Y resultan más intimidantes que cualquier tiburón.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR