El papel representa un gran problema para el medio ambiente.

La producción de papel es una de las principales causas de la contaminación industrial, igual que sus desechos que abarcan aproximadamente el 40% de los vertederos de basura.

Actualmente, es tal la preocupación por este tema que cada vez más personas evitan derrochar papel, y utilizan con mayor frecuencia soportes digitales evitando imprimir lo menos posible.

El 35% de los árboles talados se destina a la fabricación de papel y de cartón.

No obstante, aún gastamos toneladas de papel, sobre todo en ambientes laborales.

Debido a esto, la comunidad científica está abocada a encontrar alternativas. Aquí te exponemos dos inventos modernos que podrían cambiar la oficina del futuro.

Papel reutilizable impreso con luz

Gran parte de los documentos se desechan debido a su utilidad limitada en el tiempo, la mayor parte de la veces en oficinas.

Por ello, científicos de la Universidad de Shandong en China, en alianza con la Universidad de California Riverside y con el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, han creado un papel que puede ser reutilizado y emplea la luz para ser impreso.

Papel reutilizable.

Se refiere a un tipo de material que se imprime usando luz ultravioleta, que puede borrarse usando temperaturas superiores a 120 ºC y, además, ser reutilizado más de 80 veces.

El secreto de este papel se debe a la química de las nanopartículas que lo recubren.

Son dos tipos de nanopartículas: unas son de azul de Prusia, un pigmento muy común y económico que no es tóxico, y que se vuelve incoloro cuando es cargado con electrones; y las otras son de dióxido de titanio, que es un material fotocatalítico que tiene la propiedad de aumentar las reacciones químicas cuando es expuesto a la luz.

Para hacer el papel, los investigadores combinan uniformemente los dos tipos de nanopartículas que luego colocan sobre una superficie de celulosa.

Seguidamente, para imprimir imágenes o texto, debe exponerse el material a una luz ultravioleta, lo que permite que las nanopartículas de dióxido de titanio se estimulen y liberen electrones, que son recibidos por las nanopartículas de azul de Prusia, haciendo que éstas se vuelvan incoloras.

Cuando ya se ha impreso el documento, éste mantiene el contenido intacto en alta resolución durante cinco días. Posteriormente empieza a desvanecerse poco a poco.

Si lo quieres borrar rápidamente, debes someterlo a calor durante diez minutos.

Impresora láser sin tinta ni tóner

Actualmente la mayoría de los cartuchos de tinta y los de tóner no se reciclan. aparte de que suele ser demasiado costoso.

Sin embargo, Inkless, la impresora láser inventada por los investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft, en los Países Bajos, no requiere usar tóner.

“Lo que hemos conseguido es asegurar la calidad de la impresión, que el color de la tinta sea igual de negra que la que se obtiene con una impresora convencional” afirma Venkatesh Chandrasekar, uno de los investigadores que participó en el proyecto.

Esto se debe al uso de una técnica de impresión llamada carbonización, cuyo proceso consiste principalmente en quemar el papel usando un rayo láser de luz infrarroja de gran precisión.

Este proceso puede realizarse en cualquier tipo de papel, pero se debe saber la cantidad exacta de calor a la que debe someterse el papel para que quede marcado sin romperse. Esto se logra gracias al láser por pulsos, que además imprime en distintos tonos de negro.

“Si intentas hacer algo parecido normalmente tendrás problemas con el color, que será más bien marrón y con la calidad de la impresión, que no será permanente”. agregó el investigador.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR