Paralelismo variante

El historiador, periodista y escritor católico Peter Berglar en su análisis de los evangelios de los sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) encontró una gran semejanza en las cuestiones fundamentales contadas sobre los hechos de Jesús de Nazaret y sus discípulos que, si bien existían algunas diferencias puntuales en tiempo y lugar, no resultaban significativas.

Para definir las semejanzas unidas a las ligeras discrepancias encontradas empleó la expresión paralelismo variante. Se refería a sinopsis paralelas con insignificantes divergencias. Pero hoy nos ocupa otro relato más terrenal: el posicionamiento de las principales fuerzas políticas en la actualidad española.

En el Parlamento, los grupos correspondientes a las cuatro opciones mayoritariamente votadas se ufanan de ser distintos a sus adversarios, así podríamos deducir que lo creen también la mayoría de sus votantes, por una cuestión de hechos consumados.

El Partido Popular arguye una y otra vez defender el crecimiento económico y la moderación institucional (sería interesante que alguien explicara algún día qué valores enarbolan esas palabras). Su concubino político, Ciudadanos, hace lo propio con el eslogan de la economía de mercado y las loas a Europa (interesante que explicaran qué entienden por Europa).

Podemos, el falso azote del Gobierno y de la corrupción, dice defender al pueblo y la democracia (tenía entendido que la democracia no necesitaba guardianes tan ‘fieles’) y el PSOE dice ser la auténtica izquierda y tener la patente de la moral social. ¿Pero qué demonios significa todo esto a la hora de la verdad?.

Cuando llega el momento de postularse sobre lo enjundioso y trascendente para el electorado, ¿hay duelo en ok Corral?. No. Revólveres enfundados por no decir previamente inutilizados, ni el más mínimo ruido de sables. Al contrario, el ruido es en el salón, entre brindis, dados y cartas celebran consensos mientras las bailarinas amenizan las tardes y veladas con sus faldas ampulosas. Quienes esperen ver una de vaqueros mejor se hagan a la idea de que contemplarán algún sucedáneo grotesco de los Hermanos Marx en el Oeste.

Pasando revista a temas mollares para el ciudadano, se puede ver cómo se las gastan los que dicen tener alternativas a los demás:

Ideología de género. A ninguno verán salir del salón y decir que se dirige a rezar a la Iglesia del pueblo, o que tiene su propio credo, sobre todo cuando hablamos de derechos LGTBI e Ideología de género. Mejor quedarse en el bar y pedir otra ronda para todos. El proyecto de ley llevado por Podemos al Parlamento, les delata; nadie se opone.

Ante una propuesta de Ley liberticida basada en una ideología acientífica y antinatural pero que goza de muy buena prensa, hacen sus cálculos ¿y?, se balancean entre la aprobación entusiasta  y la abstención. Posición oficial ante esta ideología:

1) Podemos: ideología de género
2) PSOE y Ciudadanos: ideología de género bis
3) PP: Ideología de género con chaqué

Aborto. Hablando de proyectos de ley, de la de Gallardón para restringir el aborto jamás se supo. Las diferencias con las demás formaciones de su partido se sustentan en el permiso de los padres a los menores para abortar y pare usted de contar porque ya se encargaron los del PP de no salirse del guión socialdemócrata y esconder bajo la cama no solo la ley provida que habían elaborado sino también las escasas convicciones morales que aun conservaban.

Entre el honor y el dinero ya saben, lo segundo es lo primero. Los demás celebran el aborto en el marco de esa caja de pandora llamada siniestramente “derechos reproductivos”. Posición oficial:

1) PP y Ciudadanos: aborto
2) PSOE y Podemos: aborto al cuadrado

Islám. Ante el choque de civilizaciones, la pareja de baile antiyihadista PP-PSOE habla de unidad ante el terrorismo y de coordinación internacional, mensaje al que se une Ciudadanos, unidad cuyo soporte es el llamado Pacto antiyihadista, que no va más allá de unas tibias reformas jurídicas y otros acuerdos para defender lo indefendible y no a afrontar el problema real.

Podemos, a lo suyo, cazando fantasmas. En ésas, no verán a ningún político de esas formaciones analizar críticamente el multiculturalismo filomusulmán, todos se acogen a la mitología socialdemócrata como un solo hombre. Nada de muros, ni empalizadas, ni cierre de mezquitas salafistas ni controles fronterizos para la entrada a granel de una civilización antagonista con los denominados valores democráticos (también me gustaría que alguien me dijera cuales son). Su postura es clara: el Islam y el yihadismo podrán destruir la vida de muchas personas, el orden social de los países y si hace falta a la civilización occidental por completo pero nunca podrán con la democracia. Posición oficial:

1) PP, PSOE y Ciudadanos: escurrir el bulto en un legajo que atiende al nombre de Pacto Antiyihadista sin afrontar el problema desde la raíz.
2) Podemos: no firmar ningún legajo al considerar que las causas del yihadismo son: el colonialismo, la financiación, la venta de armas…todo menos culpar a quienes aprietan el gatillo.

Autonomías. Tampoco verán a ninguno hacer el ademan de ponerle freno a las epidemia autonomista para frenar una sangría presupuestaria que nos da a elegir entre el vasallaje a Bruselas y la ruina más absoluta. En Román Paladino, ¿recuerdan alguna propuesta de alguno de los cuatro partidos más votados para reducir el gigantesco tamaño del Estado?. Todo se reduce a diferencias fiscales a la hora de saquear de un modo u otro al contribuyente en las respectivas taifas y a diversas maneras de mantener el dispendio autonomista sin control. Posición oficial:
1) PP, PSOE y PODEMOS: mantener las autonomías y toda su estructura
2) Ciudadanos: eliminar las diputaciones, o reducir livianamente el gasto autonómico

Memoria histórica. Tampoco abrir la boca para denunciar esa bomba de relojería guerracivilista llamada Memoria Histórica. Eso es pecado. Todos sumados a esa locura que falsea la Historia y desentierra las hachas de guerra. Unos haciéndole la guerra a Franco cuarenta años después y otros prestando una declaración mojigata de amor a la memoria histórica. Mientras Podemos y PSOE preparan la ración diaria de moralina antifranquista, PP y Ciudadanos toman dócilmente (como buenos chicos) la papilla. Posición oficial:

1) Podemos y PSOE: guerracivilismo
2) Ciudadanos: postureo antifranquista
3) PP: negar a Franco tres veces antes de que cante el gallo, u otras tres mil veces si fuera necesario.

Unidad de España. Por favor no se vayan todavía, aún hay más, nos queda el postre: todas esas formaciones no solo no han defendido a España en Cataluña ni han velado por aplicar la ley contra los independentistas sediciosos sino que se han desvinculado de la movilización del pasado sábado convocada por la Fundación Denaes por la unidad de España contra el golpismo de los independentistas. Posición unánime: nada de aplicar el artículo 155 de las Constitución ni secundar movilizaciones por la Unidad de España. Fascista el último. Por si acaso, que a nadie se le ocurra salirse de la fila.

Como se puede ver, las posiciones oscilan entre el seguidismo revolucionario de Podemos y el liberal relativismo del PP. Sí, han leído bien: seguidismo revolucionario, porque su revolución ya está inventada hace casi un siglo y además es una marioneta perfecta para implementar las consignas mundialistas, por tanto aspira al premio paria de la tierra. Aunque eso lo abordaremos en otra reflexión.

En cuanto al liberal relativismo del PP, el traje liberal da para amoldarse a todas las consignas socialdemócratas de sus camaradas parlamentarios. Entre medias tenemos al PSOE con la demencia sociata post Zapatero y a Ciudadanos, un centrismo progre y jovial con imán para casi todo. Todos ellos conforman el núcleo duro de la ‘nueva diversidad política´. La sinopsis es que en lo fundamental hay quorum en unos casos y unanimidad en otros, más allá de nimias discrepancias. Nimiedades que se presentan a bombo y platillo como panacea de la diversidad política a través de las mancebas mediáticas correspondientes.

El ménage á trois o ménage á quatre está garantizado y mientras la UE encantada de la vida de domesticar a vaqueros y convertirlos en mariachis. Ahí están todos ellos ( lo comido por lo servido) siguiendo fielmente la hoja de ruta mundialista. Y es que todos los caminos conducen a Roma; a la ‘nueva Roma’: Bruselas. Salvando a honrosas excepciones, gracias a nuestros parlamentarios y su tinglado, ahora entiendo mejor el concepto ”paralelismo variante”. Qué grande era Berglar!.

Eduardo Gomez

¡Compártelo en tus Redes!