¿A qué peligros nos exponemos en los baños públicos?

Una experta sugiere el uso de toallas de papel, abandonar el cubículo una vez se hale la cadena del inodoro y renunciar por completo a la utilización del móvil durante la permanencia en los servicios públicos.

A qué peligros nos exponemos en los baños públicos

Cuando de higiene se trata, los mayores peligros que acechan los baños públicos se encuentran en las superficies y los objetos que puedan ser alcanzados por las salpicaduras generadas al halar de la cadena del retrete, señala la profesora Primrose Freestone, especialista en Microbiología Clinica de la Universidad de Leicester (Reino Unido) en una publicación para The Conversation.

¿Dónde se acumulan más bacterias?

La experta indica que los lavabos, las manijas de los grifos, los dispensadores de toallas de papel y los secadores de manos presentan la mayor cantidad de bacterias, dado que la gente siempre los utiliza luego de hacer sus necesidades.

Además, inmediatamente se hala de la cadena del retrete, los microorganismos se “disparan” hacia el exterior infectando toda el área cercana al inodoro, provocando que la mayor parte de los gérmenes se acumulen en zonas como el suelo, la tapa del inodoro, la puerta del cubículo y el soporte del papel higiénico. Así, Freestone aconseja abandonar el cubículo inmediatamente se hale de la cadena.

La profesora destaca el peligro que aguarda la puerta de entrada al baño, pues muchos usuarios no se lavan las manos al salir del servicio. Aquí entonces es clave el empleo de toallas de papel para abrir la puerta y de esta forma evitar el contacto con bacterias.

abandonar el cubículo inmediatamente se hale de la cadenaAl contrario de lo que popularmente se cree, Freestone no considera viable que una infección intestinal pueda ser contraída por sentarse en un retrete, debido a que las bacterias ingresan en un organismo por la boca a partir de las manos.

Por último, la profesora recomienda que así como nunca entramos a comer o beber en los baños, por obvias razones también debemos evitar el uso de móviles en estos sitios. Estudios han demostrado que en los teléfonos se pueden acumular hasta diez veces más bacterias que en los asientos de los inodoros, por lo que quizás ya sea el momento de dejar de preocuparnos por la limpieza de los retretes y poner mayor atención a la higiene de los móviles.

¡Compártelo en tus Redes!